Publicidad:
La Coctelera

Categoría: TEXTOS

ESTRUCTURAS TEXTUALES. Taller

METODO DE TALLER
PARA EL APRENDIZAJE
DE ESTRUCTURAS DE TEXTOS
CIENTIFICOS

Prof. Adj. Juan Carlos Paradiso y Prof. Antonio Sánchez Cábaco

Facultad de Psicología
Universidad de Rosario
yoniparadiso@hotmail.com

Facultad de Psicología
Universidad Pontificia de Salamanca

El trabajo refleja un programa desarrollado en la Facultad de Educación de la Universidad de Salamanca, como profesor invitado 1998
NOTA: Se han omitido las figuras por razones técnicas

Título: Método de taller para el aprendizaje de estructuras de textos científicos

Resumen: Los textos científicos se caracterizan por unos pocos tipos estructurales, cuyo conocimiento puede mejorar considerablemente la comprensión lectora. El tema interesa a los psicólogos educacionales, en cuanto muchos estudiantes no pueden pasar exitosamente la fase de “aprender a leer” hacia la de “leer para aprender”.
Las estructuras (enumeración, secuencia, comparación, clasificación, definición, generalización / especificación, problema-solución) están bien representadas por diagramas o mapas cognitivos (meta-estructuras) y previamente hemos postulado que ellos son intermediarios entre las estructuras mentales y textuales.
Se presenta un método de intrucción en estrategias estructurales basado en una situación de solución de problemas, descubrimiento personal y discusión grupal. El mismo fue aplicado exitosamente en buen número de estudiantes. El contexto lógico justifica este abordaje instruccional. Validaciones posteriores podrían alcanzarse mejor usando métodos cualitativos y cuantitativos. En el apéndice se presentan diferentes tipos de párrafos, sus características distintivas, diagramas que representan los principales tipos y ejemplos de enunciados que utilizamos.

Palabras-clave: estructuras textuales, comprensión lectora, método de taller, textos científicos, estrategias, instrucción en solución de problemas

Title: Workshop method for learning scientific text structures

Abstract: Scientific texts are characterized by a few typical structures and their knowledge may greatly improve reading comprehension. This is an interesting issue for Educational Psychologists taking into account that an important number of students can’t successfully pass from “learning to read” towards “reading for learning”.
Structures (such as enumeration, sequence, comparison, classification, definition, generalization / specification, problem / solution, etc.) are well represented by diagrams or cognitive maps (metastructures) and we have previously postulated that they are intermediates between mental and textual structures.
This paper introduces a method for structural strategy instruction based on problem-solving situation, personal discovery and group discussion. The method was successfully applied to a number of students. Logic context justifies this instructional approach. Further validations would be better achieved with qualitative as well as quantitative methods. In the appendix there are different types of paragraphs, their distinctive characteristics, diagrams representing the principal types and some practical examples.

Key words: text structures, reading comprehension, workshop method, scientific texts, strategies, problem-solution instruction.

METODO DE TALLER PARA EL APRENDIZAJE
DE ESTRUCTURAS DE TEXTOS CIENTIFICOS
Juan Carlos Paradiso

Introducción
Se sabe que los textos expositivos se caracterizan por cierta estructura y que las estructuras básicas son unas pocas, las que se repiten alternativamente de acuerdo al tipo de materia y de párrafo. El tema interesa a los psicólogos educacionales, en cuanto se ha demostrado que si lector conoce las estructuras subyacentes de un texto, su comprensión y su aprendizaje serán mayores. En el caso de los textos científicos, el estudio de las estructuras es muy reciente: los trabajos más importantes han surgido en las últimas dos décadas. En este trabajo proponemos una metodología didáctica basada en la solución de problemas, el descubrimiento, la reflexión individual y la discusión grupal.

Estructuras textuales
Si bien existe consenso respecto a la existencia de diversos niveles de estructuración en los textos, se observa cierta ambigüedad en lo referente a su denominación; personalmente encuentro útil reconocer entre micro, macro y superestructura.
En el nivel más complejo o abarcativo encontramos las superestructuras. Meyer fue una de las primeras autoras en estudiar las superestructuras de textos científicos (Meyer, 1975). Otros autores han aportado ulteriores descripciones; Hernández y García intentan una clasificación, en la cual aparecen numerosos tipos reunidos en categorías más comprensivas (Hernández y García, 1991).
De acuerdo a nuestro criterio aún no existe una clasificación satisfactoria y completa de estas estructuras. Tampoco parece que todas ellas estén descritas. Probablemente hasta ahora hemos podido describir las más típicas y fáciles de reconocer, mientras que restan estudiar estructuras más complejas o menos frecuentes. No existiendo clasificación que por ahora nos conforme totalmente, preferimos una enumeración de ellas. En un trabajo previo hemos descrito algunos de los tipos más frecuentes: enumeración, secuencia (incluyendo el subtipo ciclo), clasificación, confrontación, correlación o antecedente-consecuente (con el subtipo causa-efecto), problema-solución, generalización /especificación. Allí redefinimos los criterios de categorización y establecemos por primera vez la necesidad de distinguir entre los subtipos de generalización y especificación. (Paradiso, 1996). Son frecuentes los enunciados de definición, si bien su estructura puede muchas veces confundirse con la de enumeración. Los enunciados sistémicos pueden considerarse una variante compleja de la secuencia o del ciclo. Los enunciados argumentativos son mejor conocidos en textos literarios, en discursos políticos y legales, etc.; sin embargo están presentes también en los textos científicos. Su estructura es similar a la secuencia -en cuanto se trata de una cadena deductiva. En el cuadro 1 se presentan los principales caracteres de cada tipo.

Creemos que las estructuras se explican de la siguiente manera:
1) están generadas por las relaciones entre las ideas, especialmente entre las proposiciones temáticas (ideas principales) de cada enunciado. Estas relaciones tienen varios niveles de organización, de acuerdo a que consideremos la continuidad o hilación entre ideas (progresión temática) la diferente jerarquización que tienen con respecto al tema (macroestructura) o la interrelación global en el enunciado especialmente entre las proposiciones temáticas. En este caso, nos estamos refiriendo en particular a las llamadas superestructuras.
2) se denotan por su representación gráfica, por lo general en forma de diagrama o mapa cognitivo. Para R. Mayer, la estructura puede representarse como un bosquejo o esquema (outline) (Cook y Mayer, 1988). Aebli lo expresa en forma semejante: “estas metaestructuras generalmente tienen un nombre. Las llamamos “árbol” o “diagrama de flujo”, “resumen”, “plan” o “ecuación de función”. Para nosotros esta representación es una característica mayor en el momento de clasificar cada tipo. Hemos sugerido figuras representativas de los distintos tipos de enunciados (fig. 1).

3) generalmente se habla de estructuras en relación a los párrafos, pero creemos que es más correcto adscribirlas a los enunciados, en el sentido que Bajtin da al concepto (Bajtin, 1979).
4) Creemos, en principio, que están presentes en todos los enunciados. Es decir, que todo enunciado tiene cierta estructura, si bien en muchos casos no podemos encasillarlos en ninguna de las categorías hasta ahora descritas. Quizás en parte ello se deba a que aún no existe una clasificación satisfactoria, aunque resulta evidente que muchos enunciados se resisten a ser encasillados, por una construcción más caprichosa o errática.

Metodología
Un docente entre cuyos objetivos educacionales haya incluído el dominio de las estrategias textuales, no debería esperar que la mayor parte de los estudiantes se interesen espontáneamente por el estudio de las estructuras y que mantengan su atención durante una clase expositiva sobre el tema. Sí, en cambio, podrá despertar su interés, si los enfrenta al problema, pidiéndoles que traten de descubrir ciertas regularidades en textos elegidos. Obviamente, también será necesario explicar la relación entre comprensión textual y conocimiento estructural, lo cual contribuirá a una mejor predisposición (Paradiso, 1998). La siguiente metodología nos ha resultado útil, trabajando con grupos heterogéneos de estudiantes que están finalizando su ciclo secundario o bien cursando en la universidad, en diversas orientaciones Ciencias Naturales, Ciencias Sociales (Ciencias de la Educación, Comunicación Social, Política, Derecho, Economía y otras) Filosofía, etc..
Se entrega a cada estudiante una serie de aproximadamente 20 enunciados representando los tipos más comunes: enumeración, secuencia (con algunos de sus subtipos), clasificación, confrontación, correlación, problema-solución, generalización / especificación, definiciones. De cada uno de estos tipos frecuentes se entregan dos enunciados diferentes, que pueden corresponder a diferentes subtipos (generalización y especificación, secuencia y ciclo, etc.). En el apéndice se muestran algunos ejemplos de enunciados a los cuales recurrimos, que contemplan un amplio espectro de disciplinas.
En una primera instancia se pide a los estudiantes que apareen los enunciados de acuerdo a las regularidades que encuentren y traten de explicitar en qué consisten dichas regularidades.
En la segunda etapa se forman pequeños subgrupos en el aula. Si bien el número de alumnos de cada subgrupo puede variar, es preferible que los subgrupos no sean demasiado numerosos (3 o 4 integrantes) para permitir una buena interacción y facilitar que todos sus integrantes participen. En cada subgrupo, los alumnos discuten y describen sus hallazgos. En esta etapa también se les pide que confeccionen un mapa cognitivo de cada enunciado o párrafo, conteniendo las ideas principales.
La etapa siguiente consiste en el informe de cada subgrupo, donde participa toda el aula en plenario. Cada vez con mayor precisión, en las sucesivas etapas vistas, los propios alumnos suelen identificar la mayor parte de estas regularidades, que no son otras que las estructuras que deseamos sean conocidas concientemente. En esta etapa el docente tiene mayor participación, aunque intentando que los propios estudiantes vayan realizando inferencias, corrigiendo y perfeccionando su concepto de cada categoría de enunciado.
Finalmente el docente realiza una síntesis de lo elaborado por los grupos y aporta los elementos teóricos necesarios para complementar el tema. El proceso se puede desarrollar en una sesión grupal, de una duración media de dos a tres horas.
Para consolidar el aprendizaje a través de procesos como la transferencia, posteriormente se pide a los alumnos que trabajen con otros enunciados. Estos podrán ser suministrados por el docente, aunque es preferible que los estudiantes elijan párrafos de diferentes materias, extraídos de sus propios textos de estudio.

Discusión
Entre las aptitudes que el estudiante requiere para su aprendizaje, resulta obvia la importancia que tiene la comprensión de la información textual. Para ello, entre las actividades más sutiles se cuenta la esencialización, esto es la capacidad de seleccionar la información más relevante destacándola del resto, paso necesario para un mejor aprendizaje -incluyendo su retención y su potencial utilización. Precisamente, en una revisión sobre este aspecto, se considera que existen diferencias comprobadas entre los lectores “buenos” y los “pobres” en su capacidad para evocar las proposiones temáticas (Stevens, 1988). En un trabajo previo nos hemos referido a diversas estrategias que pueden desarrollarse en el trabajo del aula. (Paradiso 1997). Entre ellas ocupan un lugar destacado las estrategias estructurales. En efecto, mucha evidencia abona que el conocimiento de las estructuras textuales subyacentes contribuye a mejorar la comprensión. También se conoce que los buenos lectores llegan a dominar estas estructuras por sus propios medios, no así los lectores deficientes. La revista “Infancia y Aprendizaje” dedicó un número al tema de la comprensión lectora, donde se refieren experiencias interesantes sobre diferentes enfoques didácticos (Infancia y Aprendizaje 1985, volumen 31-32, pp 1-143)
Más recientemente, León ha vuelto a revisar las estrategias o modelos de intervención para facilitar la comprensión lectora: Estas intervenciones pueden producirse tanto desde el material escrito, como apuntando a mejorar ciertas características del lector. Entre éstas, cita especialmente aquellos procedimientos destinados a potenciar el conocimiento y aplicación de la estructura organizativa de los textos (León, 1991). La estructura de los textos científicos está concitando gran atención en los investigaciones sobre psicología cognitiva. Aebli, nombre que asociamos íntimamente a J. Piaget, afirmaba que:
“Quien realiza de modo exitoso una acción compleja, realiza también su macroestructura(1). Pero ésta puede permanecer implícita. Así sucede, particularmente si la acción tiene carácter rutinario. El viajante experimentado produce la macroestructura de su viaje; el calculista experimentado produce la macroestructura de una solución de problemas, progresivamente, en el curso mismo de su ejecución”...” Si, en cambio, la tarea es nueva y de alto grado de complejidad, el que obra hace bien, entonces, en elaborar la macroestructura antes de la ejecución y representarla de modo explícito, como por ejemplo en el caso de proyectar un viaje o un plan de solución. De modo correspondiente, un alumno proyectaría un resumen de un texto o un esquema para una redacción. Todas estas son ilustraciones esquemáticas de la ejecución final de la acción. Reproducen su macroestructura. La pretensión es la de ver mejor las relaciones esenciales... (Aebli, entrevista publicada en 1995)
Cook y Mayer afirman que los lectores suelen ignorar estas estructuras, que su desconocimiento puede afectar la comprensión y, que ayudando a los estudiantes a reconocer las estructuras, podemos intervenir positivamente en el proceso de comprensión lectora (Cook y Mayer, 1988). Los mismos autores pudieron verificar que aún los lectores “diestros” no tienen completa conciencia de las estructuras de los textos de prosa científica y que la instrucción directa puede aumentar su conciencia acerca de la estructura, así como en definitiva su comprensión lectora y su procesamiento del texto.
A partir de este interés, se están sucediendo publicaciones sobre diferentes métodos para la enseñanza de las estructuras textales. Está muy difundido el método de instrucción directa (Baumann, 1984) (Vidal-Abarca, 1990). A diferencia del que proponemos en este trabajo, el método de instrucción directa parte de la enseñanza de los modelos. Como señala Baumann:
“en la instrucción directa, el profesor, de una manera razonablemente formal y cara a cara, dice, muestra, construye modelos, demuestra, enseña la destreza que hay que aprender. La palabra clave es maestro puesto que es quien está al mando de la situación de aprendizaje y quien dirige la lección, en comparación con tener la instrucción “dirigida” por un libro, un centro de aprendizaje, un cuadernillo o por un conjunto de materiales” (Baumann, 1984).
En el caso de Vidal-Abarca, destaquemos que este autor trabajó con niños de 5º grado de la EGB española y que los textos solamente tenían estructura de enumeración o comparación. Por otra parte, es interesante notar que este autor ya utilizaba construcciones gráficas de las estructuras. Si bien se proponía “entrenar a los niños en la formación de una representación mental de la macroestructura del texto” aquellas construcciones eran vistas más como metáforas o ejemplos ilustrativos.
Geva ha trabajado con diagramas de flujo, que tienen a la vez una representación gráfica y verbal, por lo cual se puede dar cuenta de las relaciones sincrónicas entre los diferentes elementos los que, sin embargo, aparecen diacrónicamente en la lectura, por un sesgo obligado del texto expositivo (prosa lineal) (Geva, 1983) (Del Rio, 1985). La importancia de los diagramas para la comprensión textual ha sido discutido en un trabajo reciente (Paradiso, 1994).
Cook y Mayer, usando solamente cinco tipos de estructuras, trabajaron con dos grupos de estudiantes. A uno de ellos (grupo experimental) se les entregó un instructivo y al otro (grupo control) simplemente se les pidió que agruparan por semejanzas, similar al primer paso del método que proponemos. Luego, sin más, se pasó al estudio estadístico de las diferencias. Obviamente, el grupo experimental -al cual se le brindó información previa- tuvo más aciertos en la clasificación de los tipos (79%) que el grupo control (entre 28% y 61% según fuera el criterio utilizado para su evaluación) (Cook y Mayer 1988). Luego discutiremos el procedimiento.
Además de la instrucción con respecto a las estructuras, otra orientación en los trabajos actuales sobre comprensión textual, se refiere a las estrategias para identificar las ideas principales de los pasajes expositivos. En esa línea se encuentra Baumann, quien aplica un método de instrucción directa a la enseñanza de las ideas principales (Baumann, 1984). Stevens desarrolla un método de entrenamiento en estrategias cognitivas y metacognitivas (Stevens, 1988).
Aunque personalmente utilizo diferentes tipos de abordaje, en este trabajo nos dirigimos específicamente al conocimiento de las estructuras. Para esto hemos desarrollado un procedimiento que difiere de la instrucción directa de otros autores.
Puede ser necesario justificarse, cuando se emplea una metodología de enseñanza por descubrimiento, con estudiantes que carecen previamente del bagaje teórico pertinente. Creemos que, además de los resultados satisfactorios que hemos obtenido en la práctica, existen fundamentos pedagógicos que la sostienen. Entre éstos resaltamos los siguientes aspectos: resolución de problemas, implicación activa, combinación de reflexión individual y cooperación grupal, pedagogía de la pregunta, activación de esquemas cognitivos de los participantes, etc.
Aebli también se ha referido a la enseñanza a través de la solución de problemas:
La solución de problemas tiene también su propio valor. Al cultivarla, proporcionamos al alumno procedimientos, métodos y heurísticas valiosas en la escuela y también en la vida cotidiana y él experimenta lo que realmente significa buscar e investigar, pensar y reconocer. Con ello adquiere motivos para su curosidad intelectual y su voluntad de conocimiento. Experimenta la satisfacción que proporciona comprender claramente, desarrolla actitudes de confianza en sí mismo ante nuevas situaciones, de independencia íntima y de autonomía. Y éstos por suerte o por desgracia - son signos del hombre moderno, para los que no es posible la vuelta atrás... (Aebli, 1988, pág 241)
En una reciente revisión, se enfatiza sobre la importancia del aprendizaje a través de inferencias que los alumnos deben extraer por sí mismos, aún entre chicos jóvenes (Dole et al, 1991) . Usando estas estrategias, se logra mejorar la comprensión de los textos. Los autores repasan los buenos resultados obtenidos por estos métodos.
Volviendo a la experiencia referida de Cook y Mayer, debemos destacar que el método que utilizamos dista mucho de reproducir lo que acontece con el “grupo control” de estos autores. Sin profundizar en el tema, simplemente defendemos que la situación pedagógica se incrementa cuando el estudiante, enfrentado a la tarea, experimenta un conflicto o percibe el problema. A pesar de esta dificultad inicial, los estudiantes construyen sus respuestas, vuelven a realizar la operación en subgrupos, elaboran mapas cognitivos, discuten grupalmente y, posteriormente, son acompañados por el docente. Lo que pueden ser las “llaves” teóricas, si bien sólo aparecen al final, son parte importante del método. La diferencia esencial es que, para el momento en que el docente inicia su “exposición” ya deben existir preguntas: la clase se convierte así, como quería Claparède e insiste Aebli, simplemente en una respuesta (Aebli, 1988).
Creemos haber aportado suficientes argumentos en lo que se refiere al contexto de justificación del método propuesto. Por otra parte, la experiencia transitada hasta el momento lo muestra como un método efectivo. Aún no se han evaluado comparativamente los resultados con técnicas estadísticas; una verificación tal podrá ser de utilidad para comparar nuestro método con los de instrucción directa. El estudio debería tener en cuenta, no sólo aspectos cuantitativos, sino también cualitativos, tales como la motivación e interés de los estudiantes; por otra parte, deberá medir no solamente resultados inmediatos, sino del largo plazo, particularmente repecto a las posteriores inferencias y aplicación de conocimientos a enunciados diferentes.
Como particularidad que debe tenerse presente, en nuestro caso hemos trabajado con estudiantes de nivel secundario y terciario, los cuales ya manejan ciertas estrategias de estudio, así como operaciones de análisis y síntesis, obviamente necesarias para valerse del método.
Seguramente, los primeros investigadores que repararon en las estructuras textuales, deben haber despertado su atención y curiosidad ante la existencia de regularidades, de repeticiones del mismo molde en textos de muy distinto objeto de estudio y origen. Estamos proponiendo que los estudiantes encuentren por sí mismos esas regularidades. Pero no están tan solos como los que iniciaron el camino. Para ello cuentan con mayores ventajas: conocen que existen esas estructuras, los enunciados que se les presentan son seleccionados, y finalmente son acompañados en el proceso por un docente, quien está advertido del trabajo de sistematización realizado por los primeros investigadores.
Asumimos que este método posee importantes ventajas especialmente cuando se trata de determinados temas entre los cuales incluimos las estructuras textuales. Entre ellas, creemos que el aprendizaje será más sólido, en cuanto comienza enfrentando al estudiante con un problema, que para su abordaje requiere de su implicación activa, donde las respuestas van surgiendo progresivamente, en una situación no exenta de elementos lúdicos, y en la cual a su elaboración personal, debe sumarle la colaboración grupal. Los elementos teóricos aportados finalmente por el docente, aparecen como respuestas a preguntas ya formuladas. Si una desventaja existe, es que el proceso es más lento. Pero justificamos la “lentitud”, en que se trata de uno de los aspectos más importantes para la comprensión de textos, cuya utilidad podrá ser transferida a la lectura y aprendizaje de cualquier texto científico.
El aprendizaje por descubrimiento ha sido objeto de un exhaustivo análisis en una obra reciente de Ángela Barron Ruiz, de la Universidad de Salamanca (A. Barrón, 1997). El libro es recomendable, tiene una abundante revisión bibliográfica, y resume las posiciones a favor y las objeciones, muchas veces determinadas por una lectura superficial de Ausubel. Está fuera del alcance de nuestro trabajo resumir las conclusiones del mismo. Por otra parte, no trata el caso específico que proponemos en nuestro trabajo, del cual se ha efectuado una comunicación personal a la autora citada.

Notas: (colocar al pie de página del texto correspondiente)
(1) Nótese que Aebli se refiere en diferentes párrafos a metaestructura o a macroestructura; independientemente de esta nomenclatura algo errática, se refiere sin duda a lo que nosotros preferimos denominar superestructura, coincidiendo con Sánchez (Sánchez 1995, 33-62)

Referencias bibliográficas
AEBLI, H. (1988): Doce formas básicas de enseñar. Una didáctica basada en la psicología, Madrid, Ed. Narcea.
AEBLI, H. (1995): ¿Son enseñables las reglas para resolver problemas? Aula Hoy, 1, 2-3 (Argentina)
BAJTIN, M. (1979): Estética de la creación verbal , México, Ed. Siglo XXI, 260-263
BARRÓN RUIZ, A (1997): Aprendizaje por descubrimiento. Análisis crítico y reconstrucción, Salamanca, Amarú ed.,
BAUMANN, J.F. (1984): The effectiveness of a direct instruction paradigm for training main idea comprehension. Reading Research Quarterly, 20, 1, 93-115 (Infancia y Aprendizaje 1985, 89-108)
COOK, L.K. y MAYER, R.E. (1988): Teaching Readers About Structure of Scientific Text. Journal of Educational Psychology, 80, 448-456
DEL RIO, P. (1985): Investigación y práctica educativa en desarrollo de comprensión lectora. Infancia y Aprendizaje, 31-32, 21-43
DOLE, J.A.; DUFFY, G.G.; ROEHLER, L.R. y PEARSON, P.D. (1991): Moving from the Old to the New: reasearch on Reading Conprehension Instruction. Review of Educational Research, 61, 239-264
GEVA, E. (1983): Facilitating reading comprehension through flowcharting. Reading Research Quarterly, 18, 4, 384-405. (Infancia y Aprendizaje 1985)
HERNANDEZ, P. y GARCIA, L.A. (1991): "Estructuras del Texto y del Pensamiento: Bases de la teoría del Estudio". En Ibíd: Psicología y Enseñanza del Estudio. , Madrid, Ed. Pirámide, 71-89
LEON, J.A. (1991): La mejora de la comprensión lectora: un análisis interactivo. Infancia y Aprendizaje, 56, 5-24
MEYER, B.J.F. (1975): The organization of prose and its effects on memory. Amsterdam. The Netherlands: North Holland (cit por Dole)
MEYER, B.J.F. (1985): Prose Analysis: Purposes, Procedures and Problems, en BK Britton y JB Black (comps) Understanding Expository text. (Hillsdale NJ, Lawrence Erlbaum Associates)
PARADISO, J.C. (1996): Estructuras típicas de los enunciados. Una hipótesis genética. Lectura y Vida. Revista Latinoamericana de Lectura, 17, 45-53
PARADISO, J.C. (1994): Diagramas como recurso didáctico. En “La escuela común y el niño con dificultades de aprendizaje”. Actas Simposio Aprendizaje y Salud, Asociación Docencia e Invest. Neuropsicología y Afasiología, Rosario (Argentina) 175-181.
PARADISO, J.C. (1997): Comprensión de textos expositivos. Estrategias para el aula (Anales de psicología, Universidad de Murcia)
PARADISO, JC (1998): Niveles y dificultades en la comprensión de un texto, Redactado en base a ponencia presentada en I Congreso Internacional “Educación y Diversidad ante el Tercer Milenio, Universidad de Murcia (España), 18 al 21 de febrero de 1998, Publicado en Revista Aula Hoy, 4 nº 11, pp 56-61
SANCHEZ MIGUEL, E. (1995): Los textos expositivos. Estrategias para mejorar su comprensión. Bs As, Editorial Santillana.
STEVENS, R.J. (1988): Effects of Strategy Training on the Identification of the Main Idea of Expository Passages. Journal of Educational Psychology, 80, 21-26
VIDAL-ABARCA, E. (1990): Un programa para la enseñanza de la comprensión de ideas principales de textos expositivos. Infancia y Aprendizaje, 49,53-71

ANEXO
CUADRO 1: TIPOS DE ESTRUCTURAS DE ENUNCIADOS (citado en pag 4; preferiblemente insertar en el texto)

ENUMERACION O LISTADO Enunciado meramente descriptivo. Un objeto está integrado por una serie de componentes, que son listados. Estos presentan las siguientes características: 1) tienen igual jerarquía en la estructura del párrafo. 2) dependen del mismo objeto principal; por lo tanto no hay más relación entre ellos que la dependencia de ese mismo objeto. 3) El orden es aleatorio, pudiendo ser modificado sin perder el sentido. Frecuentemente encontramos la partícula "más" (+) o la conjunción "y" entre un componente y otro. La estructura mental que conformamos se puede representar como abanico o rueda (fig. 1). En esta misma estructura podemos incluir la DESCRIPCION SITUACIONAL:(ubicación témporo-espacial) de un objeto. Suele encontrarse en geografía, en asignaturas morfológicas (anatomía, histología, etc. Puede considerarse una enumeración de coordenadas en las cuales se sitúa el objeto.

DEFINICIONES Las definciones denotativas, se limitan a nombrar objetos que conforman determinada categoría. También responden a la estructura de enumeración. La típica definición intensional es de "género próximo y diferencia específica". El género próximo permite su ubicación dentro de un marco más general, la diferencia específica son los caracteres que lo distinguen del resto de los de dicho género. Su representación esquemática incluye un ascenso (hacia el género) seguida por una enumeración (de rasgos específicos).

SECUENCIA Una serie de hechos se suceden en orden y concatenados. Variantes: pasos de una secuencia, hechos, sustancias que se transforman unas en otras, etc. Es un ordenamiento, en el cual cada eslabón se encadena con uno que le sigue. El orden no puede modificarse. Las partículas que relacionan las ideas son "luego", "de allí pasa a", "produce" Gráficamente lo representamos por una cadena. Las líneas que unen cada paso suelen terminar con una flecha, indicando el sentido de la interacción. (Fig 1B) El CICLO es una forma particular de secuencia. Ocurre cuando el último paso vuelve a generar el primero. Característico de procesos biológicos, ecosistemas, etc. (ej.: ciclo del agua en la naturaleza) (fig 1C).

RETICULAR O SISTEMICO Las redes tienen una configuración compleja, con conexiones múltiples. Características de procesos pluricausales, donde cada fenómeno influye sobre el resto, directa o indirectamente. Pueden ser vistas como variedades especiales de la secuencia -especialmente del ciclo- aunque rompen la linealidad y muchas veces el encadenamiento de los hechos se produce en forma bidireccional o aún intrincada. En estos sistemas hay todo tipo de variables: independientes, intervinientes y dependientes. Suelen encontrarse en textos referidos a procesos en un ecosistema, problemática social u organizacional, etc.

CLASIFICACION Se nombra un conjunto heterogéneo de objetos, explicitando que hay diferencias entre ellos y estableciendo un criterio de clasificación. Nombradas las clases, el enunciado se puede completar: estableciendo una subclasificación, enumerando objetos de cada clase; etc. Encontramos partículas como: "se clasifican en" "se dividen en", etc. El esquema resultante es generalmente un cuadro sinóptico, analítico, en donde solamente se despliegan las diferentes ideas espacialmente. (fig1H)

CONFRONTACION Guarda cierta semejanza con la clasificación, pero va más allá. Es una descripción comparativa entre dos objetos de estudio, analizando sus características. Para esto, se establece qué características interesa confrontar ("categorías de confrontación"). Encontramos frases como: "en uno caso...mientras que en el otro" "a diferencia de..." etc. Esquema adecuado: cuadro comparativo.(Fig1G).

CORRELACION o antecedente-consecuente. Incluye distintas formas de conexión entre dos conceptos. El más conocido es el subtipo causa-efecto" (relación causal). Esta estructura guarda cierta semejanza con la secuencia. De hecho, es una secuencia entre dos términos: al primero le llamamos antecedente y al segundo consecuente. Las palabras que lo denotan son: “está vinculado”, "es causa de", "provocó", "fue debido a". Ambos términos se unen con una flecha indicando un sentido (fig 1F).

PROBLEMA-SOLUCION. La información del texto se ordena en torno a estas dos categorías, que tienen entre sí relaciones de secuencia y causalidad, siendo que el problema debe surgir antes y que, de alguna manera, induce la respuesta o solución. (Sánchez pp 42). El planteamiento del problema puede realizarse de varias formas:(a) problema y solución explícitos; (b) problema con diferentes soluciones; (c) problema implícito, solución explícita (d) problema explícito/solución desconocida; (e) problema, solución propuesta y resultados(fig 1E)

GENERALIZACION/ESPECIFICACION Estas estructuras son especulares. Llamo enunciado de generalización a aquel que, a partir de un hecho particular, hace inferencias para extraer leyes generales (marcha sintética). La especificación va de lo conceptual a las aplicaciones, en un movimiento analítico. Suele constituir una forma de desarrollo de una proposición inicial que expresa una correlación (u otro tipo) . El esquema es un diagrama arborescente que va del tronco a las ramas, o bien desde las ramas al tronco. (fig. 1D)

ARGUMENTACION: serie de proposiciones que mantienen entre sí relaciones lógicas. Constituyen una cadena de inferencias, culminando en una tesis o un resultado. Partiendo de axiomas o premisas, supuestamente compartidos por el autor y los lectores, teje un hilo discursivo que desemboca en la idea principal: demostración de la tesis. Guarda semejanzas con el tipo problema-solución y con el de generalización, si se quiere con la secuencia (en cuanto cadena deductiva), pero no parte de hechos parciales, ni necesariamente de un problema, y el movimiento no suele ser de inducción. Es característico del silogismo, que llega a la comprobación lógica (no a verificación experimental) por deducción.

ANEXO 2: EJEMPLOS DE ENUNCIADOS (citada en pág 5 del documento. Dejar como anexo en esta parte final del documento).

1-ENUMERACION
A menudo se llama a Africa el "continente negro". Desde el punto de vista antropológico el término es inexacto, pues Africa del norte es patrimonio de las razas blancas. El Africa negra comienza al sur del Sahara. Contiene razas de importancia desigual. La principal, que imprime al continente su fisonomía característica, es la de los negros propiamente dicha. Es tan típica que a veces se la llama simplemente "raza negra"; es preferible especificar raza "melanoafricana", pues en el mundo existen también otros negros. Siguen dos razas muy primitivas, relegadas a zonas que en cierta manera constituyen su refugio: los negrillos de la selva ecuatorial y los khoi-san de los desiertos de Africa del Sur. Finalmente, hay que situar en una categoría especial a los etíopes, raza de transición entre negros y blancos que ocupa el extremo este de Africa. (VALLOIS HV: Las razas humanas).

2-SECUENCIA
De acuerdo con el estado actual de nuestros conocimientos, parecería que la expansión del hombre se llevó a cabo en tres etapas principales: a) Nacimiento y primer desarrollo, confinado al Africa y al sur de Asia, culminando con la aparición del Homo sapiens, b) Expansión del Homo sapiens (Paleolítico medio y superior) -la lenta conquista del norte de Eurasia- ¿primera aparición en América? c) La expansión final y la socialización avanzada (Mesolítico y Neolítico), la aparición de nuevos centros de hominización fuera del Africa continental.(T. de CHARDIN P: El concepto de hombre fósil. Ed. Libros Básicos, Bs As, 1970)

3-CONFRONTACION
Hay varias importantes distinciones entre las habilidades y las estrategias. Primero, hay una distinción en intencionalidad. Las estrategias enfatizan planes deliberados e intencionales bajo el control del lector. Los buenos lectores toman decisiones acerca de qué estrategia usar, cuándo usarla y cómo adaptar ella a un texto en particular. Las "habilidades" son rutinas más o menos automáticas. Segundo, hay una distinción en sofisticación cognitiva. Las estrategias enfatizan el razonamiento: los lectores usan el razonamiento y el pensamiento crítico mientras construyen y reconstruyen los significados sucesivos del texto. Las habilidades, por el otro lado, tienden a estar asociadas con menores niveles de pensamiento y aprendizaje. Tercero, hay una diferencia en flexibilidad. Las estrategias son inherentemente flexibles y adaptables. Los lectores modifican las estrategias para adaptarse a diferentes tipos de textos y diferentes propósitos. Por contraste, las habilidades, por lo menos en la didáctica de la lectura, connotan consistencia, si no rigidez, en su aplicación a través de una variedad de textos. Cuarto, hay una diferencia en la conciencia que se tiene de lo que se está haciendo. Las estrategias implican conciencia metacognitiva; los buenos lectores pueden refleccionar acerca de los que ellos están haciendo mientras están leyendo. Están concientes y advertidos sobre si entienden o no entienden y esta conciencia usualmente conduce a una autorregulación y reparación del problema. Por el otro lado, en el curriculum basado en las habilidades tradicionales, se asume que con la repetición de la práctica y ensayos estereotipados de ciertas destrezas, los lectores aplicarán automáticamente las habilidades que aprendan, con cualquier material futuro. No hay lugar para el uso intencional o conciente de estas habilidades; se supone simplemente que ellas serán usadas automática o inconcientemente. (Dole op cit)

4-CORRELACION y ESPECIFICACION
Diversas investigaciones mostraron una gran correlación entre la capacidad de tomar apuntes y la facilidad de aprender. Tomar apuntes significa justamente seleccionar las informaciones, reelaborarlas, reorganizarlas, y, sobre todo, llevar al lector a desarrollar un papel activo y a aumentar su atención. No fue fácil verificar de forma experimental esta correlación, ya que son numerosas las actividades que se cumplen durante y después de la toma de apuntes. Se notó, sin embargo, que la utilidad de los apuntes resulta tanto mayor cuanto más "personalizados" son los mismos, es decir, que presentan una organización que le dio el autor y que difiere sensiblemente de la del texto leído. Es el esfuerzo por crear buenos apuntes lo que facilita el aprendizaje. Por ello, los apuntes dictados o distribuidos por los profesores y los esquemas que presentan los libros son de una utilidad relativa. Es casi imposible llegar a un estudio serio con este tipo de apuntes. Cuando los estudiantes consultan estos manuales, se hacen la ilusión de poder aprovechar el trabajo de sistematización realizado ya por otros: en realidad intentan desplazar sus esfuerzos desde el nivel de la comprensión y del razonamiento al de la memoria, pero con escaso éxito. (Serafini MT op cit: pp 80-81).

5-PROBLEMA-SOLUCION
El adiestrador se encuentra en una encrucijada. ¿Debe crear su propia escuela, con un procedimiento bastante especializado que se convierta en su marca personal? ¿Debe identificarse con una escuela o método particular, como la de la Gestalt o la del "crecimiento personal"? ¿O bien debe tratar de alcanzar un nivel de generalidad capaz de abarcarlo todo() con el desagradable temor de que ello signifique intentar ser cualquier cosa para cualquiera?. Desde luego, no hay respuestas claras para estas preguntas. Cada adiestrador encuentra su propia solución para los dilemas complejos. Esta es, entonces, la situación actual, y también la tesis básica de este capítulo (que no es nueva, sino que aparece bajo una definición): el hombre es el estilo. Puede ser una tesis buena o mala en el sentido normativo y puede contribuir a que los resultados del adiestramiento sean más o menos eficaces. Con todo, cualquiera fuere la naturaleza de las fuerzas que intervienen, mi tesis es que el buen adiestrador es alguien que se muestra natural -es él mismo- pero que no todos los que actúan con naturalidad son necesariamente buenos adiestradores. Confío en que estas sugerencias constituyan una oportunidad para la conceptualización sistemática de ciertos aspectos de la conducta del adiestrador y del proceso grupal, en la medida en que se relacionan con el rol de adiestrador. (DYER WG: Teoría y método modernos del adiestramiento grupal. Ed "Guadalupe", Bs As, 1975)

6-DEFINICION
La boina es una gorra sin visera, redonda y chata, de lana, generalmente de una sola pieza, usada especialmente en las Provincias Vascongadas y Navarra.

7-RETICULAR
Las infecciones producidas por ingestión de agua contaminada, localizan habitualmente en el aparato digestivo. La vía de transmisión más típica, común a muchas de estas afecciones (ya sean virales, bacterianas o parasitarias) es la siguiente: un enfermo o portador sano elimina el agente infeccioso por sus heces y, por una higiene defectuosa, se puede contaminar el agua, toallas, platos, cubiertos o directamente el alimento de otras personas, las cuales de esta manera -directa o indirecta- se contagian. Son muchos los caminos que puede seguir el agente infeccioso desde el enfermo hasta que llega a alojarse en un nuevo paciente: directamente a través de las manos del enfermo, indirectamente a través de la comida, de la ropa o vajilla, o con gran frecuencia a través de la intermediación de insectos como las moscas, que pueden contaminar el agua que se ingiere, la comida, etc.. En suma, son afecciones provocadas por una incorrecta higiene de los infectados, particularmente luego de ir al baño o por un mal tratamiento de las excretas, lo que es un problema importante en Salud Pública. (Paradiso JC: COMPRENSION DE TEXTOS. Estructuras textuales y mapeo cognitivo. Análisis semántico y estructural de 100 enunciados. (a publicar)

8-CLASIFICACION
Los elementos químicos se dividen en metales y no metales, en función de ciertas propiedades físicas y químicas. Luego, entre los no-metales, se da otra clasificación, en función de sus propiedades derivadas de la estructura atómica, como son los halógenos, gases nobles, etc. (Hernández P, García LA (op cit)

Bibliografía sobre Tipos Textuales

Bibliografía
Tipos textales (Isabel Fuentes Herbón) http://dewey.uab.es/pmarques/pdigital/webs/bach2lengua.htm
AEBLI, Hans (1988): “12 formas básicas de enseñar”, Madrid: Narcea, S.A. de ediciones.
ADAM, Jean-Michel (1992): Les textes: Types et prototypes - Récit, description, argumentation, explication et dialogue. Paris: Nathan. (FcC) Traducción parcial, cátedra M.C. Rebola
ALONSO BELMONTE (): La expresión de la opinión en el discurso escrito … Recuperado el 19.4.06 en: http://www.ucm.es/BUCM/tesis/fll/ucm-t26447.pdf
ALONSO J, MATEOS MaM (1985): Comprensión lectora: modelos, entrenamiento, evaluación. Infancia y Aprendizaje Vol 31-32, pp 5-19
ALTHUSSER, L. (1974): Ideología y aparatos ideológicos del Estado, Bs.As.: Fichas Nueva Visión, Fc 26-46
Anónimo (falta nombre) El Registro, el género y la tipología textual, Recuperado en la Web, en sitio http://descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01338342044248167977680/007559_4.pdf
APARICIO, Juan José (1993): El progreso en la teoría de la memoria: de los modelos multialmacén a la teoría de los niveles de profundidad del procesamiento, en J.I. Navarro Guzmán (coord.) Aprendizaje y Memoria Humana, (op. cit.), cap 8: pp 209-241
ARMBRUSTER BB, ANDERSON TH, OSTERTAJ J (1987): Does text structure/ summarization instruction facilitate learning expository text? Reading Research Quarterly. Vol 22, 331-346
BADDELEY, A.D., HITCH, G.J. (1974). Working Memory, In G.A. Bower (Ed.), Recent advances in learning and motivation (Vol. 8, pp. 47-90), New York: Academic Press.
BADDELEY, A. (1992): Working Memory, Science 1992 Jan 31, 255:5044556-9
BADDELEY, A.D. (2000). The episodic buffer: a new component of working memory? Trends in Cognitive Sciences, 4, 417-423.
BAJTIN Mijail Mijailovich (1999a): El problema de los géneros discursivos. En: "Estética de la creación verbal", México /Madrid: Siglo XXI (10ª edición): (248-293). (M.M. BAJTIN, 1999b)
BAJTIN Mijail Mijailovich (1999b): El problema del texto en la lingüística, la filología y otras ciencias humanas. Ensayo de análisis filosófico. En: "Estética de la creación verbal", México /Madrid: Siglo XXI (10ª edición): (294-323). (M.M. BAJTIN, 1999b)
BALLESTEROS, S (1994): Sistemas de representación proposicional, en: Psicología General. Un enfoque cognitivo, Madrid, Ed. Universitas, cap 9, pp 195-223.
BANNON, Mara Lis; GASPAR, Mª del Pilar & OTAÑI, Isabel Otañi: La evaluación. Algunas consideraciones sobre su diseño. Material obtenido de Internet (marzo 2004) en: http://www.romerobrest.edu.ar/publi11.htm
BEAUGRANDE, Robert-Alain de & DRESSLER, Wolfgang Ulrich (1997): Introducción a la lingüística del texto. Barcelona: Ariel (FcC)
BELINCHON, M. RIVIÈRE, A. & IGOA, J.M. (1996): La comprensión del discurso, en Psicología del lenguaje, Investigación y teoría, Ed. Trotta, 3ª edición, cap 11, pp 469-532
BENVENISTE, Emile (1979): El aparato formal de la enunciación, en Ibíd.: Problemas de lingüística general, Tomo I y II, México: Siglo XXI (Orig.: Problemes de linguistique generale II) (1º edición en francés 1974, París, Gallimard) 1º edición en español, 1977, México, Siglo XXI) pp 82-91 (Art. Orig. 1970)
BENVENISTE, Emile (1979): Categorías de pensamiento y categorías de lengua, en: Problemas de lingüística general, Tomo I, México: Siglo XXI (Orig.: Problemes de linguistique generale I) (1º edición en francés 1974, París, Gallimard) 1º edición en español, 1977, México, Siglo XXI) cap VI, pp 63-74
BERNÁRDEZ, Enrique (1982): El concepto de texto, en: Introducción a la Lingüística del Texto, Madrid: Espasa-Calpe, cap. 3, pp 75-100 (Biblioteca Letras: 8588)
BERNÁRDEZ, Enrique (1995): Teoría y epistemología del texto, Madrid: Cátedra (Biblioteca Letras)
BONNIN, Juan Eduardo: Análisis del discurso, Recuperado de la World Wide Web el 27.7.06 en el sitio http://ar.geocities.com/addiscurso/addiscurso
BRINKER, K. (1988): Linguistische Textanalyse, Berlín, E. (Extractos del cap. 4: Análisis de la función textual). Trad. Informal G. Ciapuscio, mimeo).
BRONCKART, Jean-Paul (2004): Actividad verbal, textos y discursos. Por un interaccionismo socio-discursivo. Madrid: Fundación Infancia y Aprendizaje (Orig.: Activité langagière, textes et discours. Pour un interactonisme socio-discursif, Editions Delachaux et Niestlé) (FcC)
BRUNER, Jerome (1994): “Realidad mental y mundos posibles”. Los actos de la imaginación que dan sentido a la experiencia. Barcelona: Gedisa (Orig.: Actualmind, posible worlds, 1986, Mass: Harvard University Press)
BRUNER, Jerome (1997): “La Educación, puerta de la cultura”, Madrid: Visor (Orig.: The culture of Education, 1996)
CALSAMIGLIA, H. & TUSÓN, A. (1999): Las cosas del decir. Manual de Análisis del Discurso, Barcelona: Ariel. Cap 9: Los géneros discursivos y las secuencias textuales.
CALSAMIGLIA, Helena (1996): «Apuntes sobre la divulgación científica. Un cambio de registro». Textos 8 (citado en Ibidem
CALSAMIGLIA, Helena (2006): Divulgar: itinerarios discursivos del saber. Recuperado en la web el 21.4.06 en sitio: http://www.prbb.org/quark/7/estrella.htm
CAMPBELL, Lawrence (1997): The Sapir-Whorf Hypotesis. Consultado en Internet 13.6.06 en sitio http://venus.va.com.au/suggestion/sapir.html
CARRILLO GUERRERO Lázaro (2005): Actualización retórica de la lengua: el registro. En Tonos digital. Universidad de Granada Revista electrónica de Estudios Filológicos Nº. 9, 2005 [Texto Completo Artículo]
CASTEJÓN, J.L. & PASCUAL, J. (1990): Interacción entre estructuras de conocimiento y estrategias de aprendizaje en el rendimiento académico, Revista de Psicología Universitas Terraconensis, Vol 12 (1/2) (falta nº de pp)
CIAPUSCIO, Guiomar Elena (1994): Tipos textuales. Bs.As.: Publicaciones Ciclo Básico Común, UBA
CIAPUSCIO, GE & KORNFELD, LM (2006): La lingüística textual. Material obtenido el 14 de Julio de 2006 en: http://aportes.educ.ar/lengua/nucleo-teorico/estado-del-arte/-lingueistica-textual/la_lingueistica_textual.php
COLÁNGELO, Leonardo: Había una vez... Una crónica policial, recuperado de Internet en sitio: http://www.salvador.edu.ar/asterisco/nuevo/cronicapolicial.htm (fecha de consulta: 22.08.05)
COLL César (1983): La construcción de esquemas de conocimiento en el proceso de enseñanza-aprendizaje, En: Ibídem (comp): Psicología Genética y aprendizajes escolares (op cit)
COOK, L.K. & MAYER, R.E. (1988): Teaching Readers About Structure of Scientific Text. J Educational Psychology; Vol 80: 448-456
COPI, I.M. (1984): Introducción a la lógica. (EUDEBA Manuales, Bs As) pp 25-34
DE BEAUGRANDE, Robert-Alain & DRESSLER, Wolfgang Ulrich (1997): Introducción a la lingüística del texto. Barcelona: Ariel
DE VEGA, M; CARREIRAS, M.; GUTIËRREZ-CALVO, M. & ALONSO-QUECUTY, M.L. (1990): Procesamiento del texto, en: Ibídem: Lectura y Comprensión, una perspectiva cognitiva, cap. 4, pp 107-148 (Modelos mentales, pp 117-125)
DEL RIO P. (1985): Investigación y práctica educativa en el desarrollo de la comprensión lectora. Infancia y Aprendizaje Vol. 31-32, 21-43
DENHIERE, G. (1987): « Il y a bien longtemps ... » Genèse de la compéhension et de la mémorisation de récits, en : Connaître et le dire, Bruxelles: Pierre Mardaga, pp 189-221 (G. DENHIERE, 1987)
DIMTER, Mathias (1982): Textklassen konzepte, Tubinga: Niemeyer (citado en Fernández Sánchez)
DOLE JA, DUFFY GG, ROEHLER LR, PEARSON PD (1991): Moving from the Old to the New: reasearch on Reading Conprehension Instruction. Review of Educational Research vol 61, pp 239-264
DUCROT, Oswald & TODOROV, Tzvetan (1984): Diccionario enciclopédico de las ciencias del lenguaje, México: Siglo XXI (Biblioteca Letras)
ELEJALDE F, Alfredo (1998): Discurso literario y discurso académico. Disponible (17-07-2003) en World Wide Web en el sitio: http://macareo.pucp.edu.pe/~elejalde/ensayo/dlitdacad.html . Recuperado 9.5.06
ELVIRA, Javier (2000): La organización del párrafo alfonsí, Círculo de Lingüística aplicada a la Comunicación CLAC, nº 1 (febrero 2000) 1/2000 ed. On-line: of http://www.ucm.es/info/circulo/no1/elvira.htm as retrieved on 25 Jul 2006 Consultado 3.8.06
EZPELETA, Pilar & GAMERO, Silvia (2004): “Los géneros técnicos y la investigación basada en corpus: proyecto GENTT”, III Congreso Internacional de Traducci´n especializada, Universitat Pompeu Fabra, Barcelona. Recuperado el 20.6.06 en http://www.gentt.uji.es/publicacions/Ezpelet_2004_ComunicUPF.pdf.
FERNÁNDEZ SÁNCHEZ, Francesc (2004): El folleto de cursos de idiomas para extranjeros: análisis contrastivo (alemán-español) por tipos de emisor y subtextos. Universidad Pompeu Fabra, Tesis doctoral. Recuperado en: http://www.tdx.cbuc.es/TESIS_UPF/AVAILABLE/TDX-0301105-111254//tffs1de1.pdf Consultado el 16.4.06
GALAGOVSKY KURMAN, LR (1996): Redes conceptuales. Aprendizaje, comunicación y memoria, Buenos Aires: Lugar Editorial.
García Izquierdo, I. (2002): "El género: plataforma de confluencia de nociones fundamentales en didáctica de la traducción", Discursos. Série Estudos de Tradução núm. 2, Universidade Aberta, Lisboa
GEVA E, (1983): Facilitating reading comprehension through flowcharting. Reading Research Quarterly Vol XVIII, 4, 384-405. (Reproducido en Infancia y Aprendizaje 1985)
GREPPI, Giovanni (2006): Pertinenza e isotopía. En “Il testo e la sua rappresentazione”. Consultado de la dirección http://www.letteratour.it/critica/B00rappre05.htm recuperado el 30 abr 2006.
HEINEMANN, W. & VIEHWEGER, D. (1991): Textlinguistik. Eine Einführung, Tübingen, Niemeyer. (este texto se encuentra desarrollado y comentado en Ciapuscio, 1994: tipos textuales, 100-)
HERNÁNDEZ ALONSO, César (1995): Nueva sintaxis de la lengua española. Salamanca: Ediciones Colegio de España, 1995, p. 181 ss.
HERNANDEZ HERNANDEZ P, GARCIA GARCIA LA, (1991): "Estructuras del Texto y del Pensamiento: Bases de la teoría del Estudio". En Ibídem: Psicología y Enseñanza del Estudio. Teorías y Técnicas para potenciar las habili-dades intelectuales. (Ed.Pirámide, Madrid) cap 5: 71-89
IOVINO, S (1993): A study of the effects of outlining and networking on college students’ comprehension and retention of expository text. Research and Teaching in Developmental Education, 10, 43-64 (Annual Summary Investigations relating to reading)
KINTSCH, W. & VAN DIJK, T.A. (1978): Toward a Model of Text Comprehension and Production, Psychological Review 85, 363-394
KINTSCH, W. & VAN DIJK, T.A.: Naturaleza multiestructural de la comprensión lectora (tomado de González Manjón y Mancilla, pag 21)
KINTSCH, W. (1988): The role of knowledge in discourse comprehension: A construction-integration model, Psychological Review 95,2,163-182
KINTSCH, Walter (1994): Text comprehension, Memory and Learning, American Psychologist 49, Nº 4, 294-303
LABOV (estudios sobre estructura narrativa) buscar
LACLAU, Ernesto (1993): Nuevas reflexiones sobre la revolución de nuestro tiempo. Bs.As.: Nueva Visión
LAMBIOTTE JG, DANSEREAU DF, CROSS DR, REYNOLDS SB (1989): Multirelational semantic maps. Educational Psychology Review 1, 331-367
LARKIN JH, SIMON HA (1987): Why a diagram is (sometimes) worth ten thousand words. Cognitive Science, 11, 65-99
LEON JA,(1991): La mejora de la comprensión lectora: un análisis interactivo. Infancia y Aprendizaje Vol 56, 5-24
LÓPEZ FERRERO, Carmen () Reflexiones sobre la enseñanza-aprendizaje de los textos explicativos en la universidad. Recuperado en sitio http://www.fu-berlin.de/adieu/vazquez/Reflexiones.pdf el 20.8.05
LOPEZ FERRERO, Carmen (2002). Aproximación al análisis de los discursos profesionales. Rev. signos. [online] vol.35, no.51-52 [citado 08 Mayo 2006], p.195-215. Disponible en la World Wide Web: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-09342002005100013&lng=es&nrm=iso .
LOPRETO Gladis (2003): Enunciación-Enunciado [Cátedra de “Lingüística”, FPyCS, UNLP, Argentina] [Ingresado octubre, 2003] [Consultado Junio, 2006] en Sitio Web www.archivo-semiotica.com.ar/indice.html
LOTMAN, J. Y ESCUELA DE TARTU (1979). Semiótica de la Cultura. Madrid: Cátedra, 1979, 245 páginas (Introducción, selección y notas de J. Lozano; traducción de Nieves Méndez).
LOZANO, Jorge (1979): Introducción, en J. Lotman y Escuela de Tartu: Semiótica de la Cultura, Madrid: Ediciones Cátedra, pp 9-37
LOZANO, Jorge (1999): Cultura y explosión en la obra de Yuri M. Lotman. Espéculo. Revista de estudios literarios, Universidad Complutense de Madrid. Texto publicado como prólogo a la edición española de la obra de Yuri M. Lotman Cultura y explosión. Lo previsible y lo imprevisible en los procesos de cambio social, Barcelona: GEDISA, 1999. Obtenido el 12 Ago 2006, del sitio http://www.ucm.es/info/especulo/numero11/lotman2.html
LOWE, R.K. (1996): Background knogledge and the construction of a situational representation from a diagram, European Journal of Psychology of Education 11, 377-397
MAINGUENEAU, Dominique (1980): Introducción a los métodos de análisis del discurso. Problemas y perspectivas, Bs. As., Hachette (Orig.: Initiation aux méthodes de l’analyse du discours, 1976 Hachette)
MAINGUENEAU, Dominique (1980): La argumentación, en: Introducción a los métodos de análisis del discurso. Problemas y perspectivas, Bs. As., Hachette, cap. IV. 2, pp 182-190
MARTÍNEZ SOLÍS, María Cristina () Visión discursiva del lenguaje, visión dialógica del discurso. La argumentación en la enunciación. En Cátedra UNESCO para la lectura y la escritura. http://www.geocities.com/estudiscurso/martinez2.html (guardada Feb 2006; consultada junio 2006).
McCABE, ALONSO (): trabajo copiado (ver alertas ggogle sobre text structures) Anne McCabe and Isabel Alonso. clac Circle of Linguistics Applied to Communication/ Círculo de Lingüística Aplicada a la Comunicación 7, September 2001. ISSN 1576-4737. Published in Revista Canaria de Estudios Ingleses 40, 2000, 77-94, Systemic Functional Linguistics across Genres: Present and Future Perspectives, edited by Manuel A. Hernández Hernández. http://www.ucm.es/info/circulo/no7/mccabe.htm
MEERSOHN, Cynthia (2005): Introducción a Teun Van Dijk: Análisis de Discurso, Cinta de Moebio No. 24. Recuperado el 9.6.05 en la web en sitio http://www.moebio.uchile.cl/24/meersohn.htm
MEYER BJF (1975): The organization of prose and its effects on memory. Amsterdam. The Netherlands: North Holland
MEYER BJF, (1985): Prose Analysis: Purposes, Procedures, and Problems, en BK Britton y JB Black (comps) Understanding Expository text. A theoretical and practical handbook for analizing explanatory text. New York: Hillsdale LEA (Lawrence Erlbaum Associates)
MEYER BJF, RICE GE (1984) The structure of text. (Cit por Dole)
MINSKY, M. (1975): A framework for representing knowledge, en P.A. Winston (comp.): The psychology of Computer Vision, New York, McGraw-Hill (Citado por Gª Madruga)
NAVARRO GUZMÁN, José I. (coord.) (1993): Aprendizaje y Memoria Humana. Aspectos básicos y evolutivos. Madrid: McGraw-Hill
NOVAK JD, GOWIN DB (1984): Learning how to learn, Cambridge University Press 1984. (Aprendiendo a aprender. Barcelona: Ed. Martínez Roca, 1988).
PARADISO, J.C. & SÁNCHEZ CÁBACO, A. (2000): Aprendizaje de estructuras de textos científicos con metodología de taller. En: F. Martínez, A. Sánchez Cábaco, A. Badillo y J.C. Paradiso: Manual de prácticas de redacción periodística. La noticia. Salamanca: Publicaciones Universidad Pontificia, cap. 10, pp 157-170
PARADISO, J.C. (1994): Diagramas como recurso didáctico. Exposición en Simposio de Aprendizaje y Salud, Asociación de Docencia e investigación en Neuropsicología y Afasiología de Rosario, Rosario (Argentina) noviembre 1994.
PARADISO, J.C. (1995): Diagramas y Aprendizaje. Fundamentos estructurales. Dialéctica entre estructuras textuales, mentales y gráficas. Presentado en Simposio Aprendizaje y Salud, Rosario, 1994. Publicado en: “La escuela común y el niño con dificultades de aprendizaje”. Actas del Simposio Aprendizaje y Salud. Rosario, agosto 1995, pp: 163-174
PARADISO, J.C. (1996-a): Estructuras típicas de los enunciados. Una hipótesis genética. Lectura y Vida. Revista Latinoamericana de Lectura, Vol 17 (nº 4), pp 45-53, (diciembre)
PARADISO, J.C. (1996-c): Comprensión de textos expositivos. Estrategias para el aula. Anales de Psicología, Universidad de Murcia (España), Vol. 12 (2) (1996), pp 167-178
PARADISO, J.C. (1997): Fundamentos y aplicaciones de los diagramas en el aprendizaje. Revista IRICE (Instituto Rosario de Investigaciones en Ciencia de la Educación) Nº 11, marzo 1997, pp 79-97
PARADISO, J.C. (1998-b): Niveles y dificultades en la Comprensión de un texto. Aula Hoy (Ed. Homo Sapiens), Vol. 4 (11), 56-61
PARADISO, J.C. (2001): Memoria, esquemas cognoscitivos y comprensión, en: A. Sánchez Cabaco y M.S. Beato: Psicología de la memoria. Ámbitos aplicados, Madrid: Alianza Editorial, cap 3, pp 47-65
PASIG VILLANUEVA, Claudia (1994-1995): Los sistemas de memoria. Revista de Psicología, Vol V. Reproducido en http://csociales.uchile.cl/publicaciones/psicologia/docs/Los_sistemas_de_memoria.pdf Consultado junio 16, 2006
PERELMAN, Ch. & OLBRECHTS-TYTECA, L. (1994): Tratado de la argumentación. La nueva retórica, Madrid: Editorial Gredos (Orig.: Traité de l’argumentation. La nouvelle rhétorique, Bruxelles: Éditions de l’université de Bruxelles, 1989 5ª ed.
PILLEUX, Mauricio (2006) Competencia comunicativa y análisis del discurso. Estud. filol.. [online]. 2001, no.36 [citado 12 Julio 2006], p.143-152. Disponible en la World Wide Web:
. ISSN 0071-1713.
RAMALHO, Marcelo de Barros (2006) Enunciación: Algunas consideraciones. En: Hispanista, nº 18 [Internet] http://www.hispanista.com.br/revista/Enunciación.pdf [obtenida 30 Ene 2006; Recuperada 30 jun 2006]
QUEREILHAC, Soledad (2006): La efectividad del humor (Fontanarrosa), La Nación 12.03.06, 2ª secc, pp 5
ROSSELLÓ i MIR, J. & REVERT VIDAL, X. (1999): La memoria de trabajo visoespacial, en A. Sánchez Cábaco, J. Arana Martínez & A. Crespo León: Prácticas de psicología de la memoria, Madrid, Alianza Editorial, cap. 3, pp 65-79
RUIZ DE LA CIERVA, Mª del Carmen (2006): Explicación de los géneros retóricos clásicos y actuales, Publicado en la Web el 27 Jul 2006 Consultado Agosto 7 2006, en el sitio: http://www.ensayistas.org/critica/retorica/ruiz/generos.htm
SANCHEZ MIGUEL, E (1995): Los textos expositivos. Estrategias para mejorar su comprensión. Bs. As.: Editorial Santillana, Aula XXI
SÁNCHEZ MIGUEL, E. (1996): Los textos divulgativos como una conversación encubierta: Análisis de los recursos comunicativos de un texto divulgativo, Infancia y Aprendizaje, 75, 85-96
SATRIANO, Cecilia & MOSCOLINI, Nora (2000): Importancia del Análisis Textual como Herramienta para el Análisis del Discurso. Aplicación en una investigación acerca de los abandonos del tratamiento en pacientes drogodependientes. Cinta de Moebio No. 9. Noviembre 2000. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile. http://www.moebio.uchile.cl/09/satriano.htm
SERAFINI, M.T. (1991): Cómo se Estudia. La organización del trabajo intelectual. Colecc. Instrumentos (dir: U. Eco) (Orig.: Come si studia. Gruppo Editoriale Fabbri, Milano), Barcelona: Paidós. (Litwin)
SERRANO OREJUELA, Eduardo: Acerca de la competencia semiótica. Recuperado de la Web el 19.5.06 en el sitio: http://www.geocities.com/semiotico/compsemio.html
SILVA, Omer (2002): El análisis del discurso según Van Dijk y los estudios de la comunicación. Razón y Palabra, Abril-Mayo 2002 Consultado 12.07.2006 en sitio http://www.cem.itesm.mx/dacs/publicaciones/logos/anteriores/n26/osilva.html
SILVESTRI, A. & BLANCK, G. (1993): Bajtin y Vigotski: la organización semiótica de la conciencia. Prefacio de Michael Cole, Barcelona: Anthropos
TAYLOR BM, (1980) : "Children's memory for expository text after reading". Reading Research Quarterly, 15, 399-411 (cit. por León pag. 19)
TODOROV, Tzvetan (2003): La conquista de América. El problema del otro. Bs.As.: Siglo XXI Ediciones Argentina (la Conquête la l’Amerique. La question de l’autre, 1982, Éditions du Seuil)
VAN DIJK, Teun A. (1983): La Ciencia del Texto. Un enfoque interdisciplinario. Con un epílogo a la edición castellana del autor, Barcelona / Bs.As.: Paidós.
VIDAL-ABARCA, Eduardo y GILABERT, Ramiro (1994): Mapas de ideas: una herramienta para el aprendizaje escolar. Datos y comentarios para una discusión, C L&E, 1994, 21, pp. 75-86
WERLICH, Egon (1975): Typologie der Texte (Tipología de Textos). Heidelberg: Quelle &Meyer (Extractado y traducido por G. Ciapuscio) (cap. 1 y 3)

Bronckart: Actividad verbal, textos y discursos

BRONCKART, Jean-Paul (2004): Actividad verbal, textos y discursos. Por un interaccionismo socio-discursivo. Madrid: Fundación Infancia y Aprendizaje (Orig.: Activité langagière, textes et discours. Pour un interactonisme socio-discursif, Editions Delachaux et Niestlé)(Resumen Juan Carlos Paradiso) (JP BRONCKART, 2004)
El autor estudia la ciencia del lenguaje desde el interaccionismo social o sociodiscursivo. Tiene raíces que remiten a Vygotski, Bajtin, Foucault y al ‘pensamiento filosófico multisecular’. Refuta a van Dijk y aunque respeta las secuencias prototípicas de Adam, también lo contradice, como lo hace con los cognitivistas en general. Explica su preferencia por hablar de ‘géneros’ en relación con los ‘textos’ y de ‘tipos’ en relación con los ‘discursos’.
(A pesar de ello) es citado en el preámbulo de la obra de Adam como uno de quienes leyó el manuscrito antes de su publicación.

Cap. 2: Los textos y su estatuto 47 (Los superíndices indican número de página del texto original)

En una primera acepción muy general, la noción de texto puede aplicarse a toda producción verbal situada, oral o escrita… Todo texto está en relación de interdependencia con las propiedades del contexto en el cual es producido; todo texto presenta un modo determinado de organización de su contenido referencial, todo texto se compone de oraciones articuladas unas con otras, según reglas de composición más o menos estrictas. Cada texto, finalmente, pone en práctica mecanismos de textualización y de asunción de responsabilidad enunciativa destinado a asegurar su coherencia interna.48
Así pues, en este primer sentido, la noción de texto designa toda unidad de producción verbal que vehiculiza un mensaje lingüísticamente organizado y que tiende a producir en el destinatario un efecto de coherencia. Y por lo tanto esta unidad de producción verbal puede considerarse con la unidad comunicativa de rango superior.
Con esa noción de texto hemos adoptado tanto la acepción corriente del término (que designa todo ejemplar de producción escrita …) como la acepción más amplia que se ha propuesto recientemente en el uso científico (que aplica también el término a las unidades comunicativas producidas originariamente en modalidad oral, tales como las conferencias, las conversaciones, los sermones, etcétera) (pp 87)
Hemos llamado texto a toda unidad de producción verbal situada, finita y autosuficiente (desde el punto de vista accional o comunicativo). Y en la medida en que todo texto se inscribe necesariamente en un conjunto o en un género, hemos adoptado la expresión género de texto en lugar de la de género de discurso.50
Pag 87 La noción de texto designa
Tipos de discurso 50

Cap 3: Condiciones de producción de los textos 59
Situación de acción verbal
Contexto de producción
Noción de enunciador 61
Esquema de la comunicación de Jakobson, 6 funciones o finalidades del lenguaje 61
Acción verbal 63
Recurso al intertexto 64 El intertexto está constituido por el conjunto de los géneros textuales elaborados por las generaciones precedentes, en la forma en que las formaciones sociales contemporáneas los utilizan y, eventualmente, los transforman y los reorientan.

Primera síntesis intermedia 67

Cap. 5. Los tipos de discursos 87
Tanto en unos géneros como en otros, los textos están compuestos, según modalidades muy variables, de segmentos de estatuto bien diverso (segmentos de exposición teórica, de relato, de diálogo, etcétera). Y no pueden identificarse regularidades de organización y de señalización lingüística más que en un solo nivel: el ámbito de dichos segmentos. 87
En consecuencia, hemos sostenido que lo que debía considerarse como tipos lingüísticos, es decir como formas específicas de semiotización o discursivización, eran esos segmentos. Tales formas dependen del abanico de recursos morfosintácticos de una lengua y, por ello mismo, existen sólo en número limitado. … hemos designado esos tipos mediante los términos tipos de discursos…88

Kintsch y van Dijk consideran las tipologías textuales basados en realidad en el postulado de base según el cual los humanos estarían dotados de una competencia textual innata y, por lo tanto, universal, que sería simplemente una especie de extensión de una competencia gramatical anterior. Rechazamos globalmente esta concepción representacionalista del lenguaje que niega la primigenia dimensión sociohistórica de la textualidad.88

En cambio, Foucault introdujo la noción de formación discursiva, enmarcada en un amplio estudio sobre las condiciones históricas de aparición de los enunciados efectivos. El propósito del autor es aprehender esos enunciados, no desde el ángulo de los mecanismos de la lengua ni desde el ángulo de los mecanismos del pensamiento, sino desde el punto de vista de los acontecimientos discursivos, es decir acontecimientos que consisten fundamentalmente en el establecimiento de relaciones entre los enunciados, entre grupos de enunciados, y acontecimientos de orden externo (técnico, económico, social, político) (pág 88)
De este modo, estas relaciones constitutivas de los acontecimientos discursivos no serían internas al discurso ni tampoco impuestas desde el exterior:
“de alguna manera se hallan en el límite del discurso: ofrecen al discurso los objetos sobre los que puede tratar, o mejor (…) determinan el haz de relaciones que el discurso debe establecer para poder hablar de unos u otros objetos, para poder tratarlos, nombrarlos, analizarlos, clasificarlos, explicarlos, etcétera. … (p 88 de Bonckart)

Bronckart propone el término formaciones socio-verbales, que se aplica a las diferentes formas que adopta el trabajo de semiotización realizado en las formaciones sociales.
Bajtin89 es otra de nuestras referencias primordiales.
La terminología de Bajtin es bastante fluctuante, por razones atribuibles a la evolución interna de su obra y sin duda también por problemas de traducción. Así, se utilizan los términos enunciado, enunciación y texto para referirse a la unidad fundamental de análisis. (pp 90) Los géneros son las más de las veces géneros del discurso, pero a veces también se les llama géneros del texto, y la denominación de sus componente internos es bastante vacilante … lenguaje, lengua, estilo, discurso.90
En función de esos elementos, nos parece que, aun suscribiendo la concepción global de Bajtin, puede proponerse el siguiente sistema de equivalencias terminológicas:
Las formas y tipos de interacción verbal y las condiciones concretas de su realización pueden denominarse con la expresión más general de acciones verbales.
Los géneros del discurso, géneros del texto y/o formas estables de enunciados puede llamarse géneros de textos
(…) los enunciados, enunciaciones y/o textos en la terminología de este autor, pueden denominarse bien sea como textos, cuando se trata de producciones verbales finitas asociadas a una única acción verbal, bien como enunciados cuando se trata de segmentos de producciones verbales del tamaño de una oración. 90

Adam es comentado largamente por Bronckart 90
Para dotarse de un objeto de estudio propiamente lingüístico Adam vuelve a recurrir a la distinción principal de Slatka (1975) ilustrada por la famosa fórmula:
DISCURSO = texto + condiciones de producción
TEXTO = Discurso – condiciones de producción

La fórmula en cuestión implica que, si bien el discurso es un objeto concreto que combina unas propiedades textuales y las características de un acto (o de una conducta verbal) que se ha realizado en una situación determinada, el texto, en cambio, constituye un objeto abstracto, resultante de sustraer el contexto al objeto concreto” 91 (Adam, op. Cit., pp 23)

Se delimita así un segundo nivel de análisis, el de la lingüística textual, cuyo planteamiento consiste en suprimir la relación con el contexto (adoptando una opción teórica que, como Adam reconoce, podría aproximarse a la ideología del texto absoluto) y analizar así las grandes regularidades transoracionales observables en ese artefacto en que consiste la variable textual.(énfasis en el original de Bronckart) 91

Los problemas que plantea la conceptualización de Adam derivan esencialmente, a nuestro parecer, del carácter heterogéneo de las epistemologías inherentes a los marcos teóricos en los que se inspira. Si bien las propuestas de Bajtin, Culioli, Foucault, Rastier y Ricoeur pueden insertarse de hecho en una concepción interaccionista social de las relaciones entre acción, lenguaje, pensamiento, en cambio las de Kintsch, van Dijk, Milner y otros cognitivistas y/o generativistas aludidos, dependen de una perspectiva radicalmente opuesta. Tal perspectiva afirma la existencia de un sujeto psicológico universal y autónomo que dispone de una competencia textual intrínseca e innata, a semejanza de la competencia gramatical de la que también estaría dotado. Según esta otra epistemología , se puede afirmar, por ejemplo, que la estructuración del sistema de la lengua se produce en primer lugar y que la textualización no es, por tanto, sino una estructuración secundaria … de modo que con el trasfondo de estos postulados representacionalistas …. 93

Empleo trivial: que permite hablar de discurso publicitario, político, científico, etcétera, en relación con géneros del discurso ,,,,92

Reconocemos que existe efectivamente un uso trivial de la noción de discurso (discurso publicitario, discurso literario, etcétera), y que los conceptos más científicos de actividad discursiva, formación discursiva, géneros discursivos, etcétera, se han forjado a partir de este uso. (Bronckart : pp 93)

Tres niveles de enfoque 93: actividades verbales (en el marco de formaciones socio-verbales (vertiente procesual de las formaciones discursivas de Foucault), textos (distribuidos en géneros) tipos de discurso

Mundos discursivos y architipos psicológicos 94

Operaciones constitutivas de los mundos discursivos 95
Los mundos del orden de contar y los mundos del orden de exponer 96
Los cuatro mundos discursivos y los architipos correspondientes 97

Capítulo 6. Secuencias y otras formas de planificación 135

El párrafo como unidad textual

1.6. Párrafo o parágrafo
§48 Esta unidad textual ha sido llamativamente descuidada, existiendo cierto vacío e imprecisión en su conceptualización. Tal es así que:
“la R.A.E. ha optado por proporcionar una definición puramente formal de dicho concepto y afirma que párrafo es “cada una de las unidades de un escrito señaladas por letra mayúscula al principio del renglón y punto y aparte al final del trozo de escritura” …
La Real Academia se muestra igualmente escueta cuando en el Esbozo ... define los párrafos como ciertas divisiones del texto que se “usan cuando se va a pasar a diverso asunto, o bien a considerar el mismo desde otro aspecto” (J. ELVIRA, 2000)
Las definiciones presentadas parecen haber elegido como criterio de demarcación uno meramente fáctico. Si se nos permite una metáfora, se le otorga la titularidad del territorio a quien lo está ocupando, vale decir se lo legitima a posteriori, sin analizar sus títulos. Creemos que la demarcación de un párrafo – si es que va a ser considerado la unidad mínima de un texto – debe apoyarse en otros parámetros. En este trabajo nos ocupamos del párrafo en cuanto pueda tener relación con los otros conceptos previamente discutidos. Entonces, a la noción del párrafo delimitado mecánicamente y legalizado ex post facto, opondremos una noción semántico-estructural, que busca la legitimación del mismo como verdadera unidad textual.
§49 Se concibe el párrafo como una unidad de intención comunicativa dentro del universo del texto. Si bien el concepto suele relacionarse con los textos escritos, podría extenderse su uso también en los llamados textos orales. Ya hemos discutido previamente (§22) la relación del texto con oralidad / escritura. El párrafo es una unidad textual mayor a la oración, aunque ocasionalmente una sola oración cumple estas funciones. Generalmente se trata de un conjunto de oraciones organizadas jerárquicamente.
§50 Desde las ciencias cognitivas se puede decir que constituyen un conjunto de proposiciones que presentan una estructura, una de las cuales, llamada ‘núcleo’ expresa la idea principal o frase temática del párrafo (macroestructura), siendo las otras proposiciones, llamadas ‘márgenes’ o ideas subordinadas al núcleo. (C. HERNÁNDEZ ALONSO, 1995)
§51 Un párrafo cumplirá con todas las condiciones de textualidad, tanto las necesarias como los rasgos que hemos llamado contingentes. Pero aquí identificamos otros rasgos que nos parecen propios de esta unidad comunicativa más acotada. Un rasgo del parágrafo que lo consideramos propio de este nivel es la homogeneidad semántica. Es algo que no puede pedirse a la unidad mayor, el texto. Precisamente, cuando el sentido de un parágrafo cambia, o cambia su perspectiva, es porque hemos pasado a otro parágrafo. No interesa en este caso dónde está ubicada la puntuación del texto, aunque si aquélla es correcta el cambio de perspectiva debería indicarse con un punto y aparte.
§52 La homogeneidad semántica y el cambio de perspectiva que anuncia cada uno de los parágrafos, explica otro rasgo distintivo: la autonomía semántica, siendo un mensaje autosuficiente e inteligible. Si bien este rasgo está obviamente relacionado con el anterior, queremos enfatizar la posibilidad de aislar un párrafo y presentarlo como un texto único, con la posibilidad cierta de ser comprensible para quienes no conocen el resto de los párrafos que constituyen el texto completo:
Todo parágrafo … es un conjunto de signos coherente, pero no cerrado ni abstracto. No hay que confundir, pues, su autonomía semántica con la capacidad de transmitir un mensaje completo; esto sólo se dará cuando tengamos un texto formado por un solo parágrafo. (C. HERNÁNDEZ ALONSO, 1995: 206-207)
Observemos la diferencia con la definición de Bajtin de enunciado. El enunciado tendría ese cierre semántico completo, si aceptamos los términos del lingüista ruso.
§53 Los párrafos tienen una estructura, que desde Van Dijk se acostumbra describir en tres niveles (micro, macro, superestructura). Esta es una propiedad textual a la cual hicimos referencia (en § 5): (a) La microestructrura sigue las reglas propias de la sintaxis y es responsable de la cohesión; (b) La identificación de una macroestructura asegura la coherencia; (c) Con respecto a la superestructura o esquema retórico, queremos resaltar que en la unidad del párrafo puede estudiarse perfectamente. Es más, en los textos expositivos, cada párrafo suele tener distintos tipos superestructurales, lo cual convierte a este esquema en un rasgo que distingue unos párrafos de otros .
§54 Hemos mencionado más arriba que en todo párrafo se distinguen núcleo y márgenes. El núcleo expresa el tema central y el eje del contenido. Desde la lógica se trata de una proposición o frase temática: suele estar contenida en una sola oración, aunque a veces se distribuye en varias. Su objetivo comunicativo, puede ser expositivo, narrativo, exhortativo, interrogativo, exclamativo (C. HERNÁNDEZ ALONSO, 1995).
§55 Los márgenes, formados asimismo por oraciones, pueden ser especificativos del núcleo, amplificativos, ilustrativos, constrastivos, reiterativos, antitéticos, de equivalencia, de resultado, comparativos, condicionantes, consecutivos ... En todo párrafo puede haber varios márgenes y de diversos tipos, pre y posnucleares. (C. HERNÁNDEZ ALONSO, 1995)
§56 El párrafo posee un tercer constituyente: son los enlaces o concatenadores, que enlazan el párrafo en el cual se incluyen con los contiguos, para asó formar unidades superiores. A veces la arquitectura superficial del texto nos muestra que el autor ha preferido situar las oraciones de enlace entre los dos párrafos que resultan relacionados. Resulta así un párrafo de enlace, párrafo que exhibe una estructura incompleta: sin idea principal, dependiendo semánticamente del párrafo precedente y como un puente hacia el siguiente. Este caso muestra una división en párrafos debida a razones ajenas a la estructura lingüística o psicológicas, sólo dependientes de su presentación material, como lo han observado otros autores (F. MARSÁ en J. ELVIRA). Proponemos designar a este tipo de párrafo con un nombre clásico: janusiano, es decir que a la manera de Jano con sus dos caras está mirando hacia atrás y hacia delante, hacia la idea del párrafo anterior y también anunciando la idea siguiente. Muchas veces, para lograrlo, recurre aun concepto supraordinado que los integra a ambos:
Hasta ahora nos hemos referido al curriculum de las carreras humanísticas. Pero para tener una idea más panorámica de la curricula de esta universidad, debemos abordar las carreras relacionadas con las ciencias.
Consideramos que en algunos de estos párrafos de enlace aparece un verdadero texto metalingüístico, en cuanto el contenido es un comentario sobre el mensaje, que cambia el eje o el punto de vista del texto que hasta entonces venía desarrollándose en lenguaje-objeto.
Con toda la desconfianza que puede merecer la opinión de estos actores sociales vistos hasta ahora, evidentemente comprometidos con la idea del partido gobernante, vayamos ahora al encuentro de las opiniones de la oposición política …
§57 Queremos dirigir nuestra atención hacia las razones cognitivas de considerar al párrafo como unidad textual. Insistimos con la pausa semántica, pausa necesaria que es la que determina el fin del párrafo. Si se ha seguido la explicación se apreciará que el ‘punto y aparte’ es sólo una consecuencia de un cambio de perspectiva del texto y no a la inversa: no debería llamarse párrafo solamente a un fragmento delimitado por la puntuación si ésta no está adecuadamente utilizada:
María Moliner en la definición de su Diccionario de uso del español […] define el párrafo como unidad de discurso “que se considera suficientemente diferenciado del resto para diferenciarlo con una pausa notable”. (J. ELVIRA)
§58 Ya hemos mencionado el carácter discontinuo o fragmentado del discurso. Lo mismo puede aplicarse a la mayoría de los textos, cuya unidad es el párrafo. Desde el punto de vista de la evocación, una narración constituye una sucesión de unidades cognitivas independientes, las cuales tienen correspondencia con unidades lingüísticas. Así como las ideas o proposiciones aisladas tienen su manifestación lingüística en forma de oraciones, la unidad de memorización llamada episodio tendría en el párrafo su contraparte lingüística (Chafe, 1979: 161 en J. ELVIRA).
§59 La coherencia es, probablemente, la característica que mejor define al párrafo, tanto desde el punto de vista cognitivo como desde el estrictamente lingüístico, lo que permite ver al episodio y al párrafo como conjuntos coherentes de unidades de rango inferior. La coherencia se muestra de varias formas: unidad de referente, de espacio y de tiempo, un mismo esquema estructural, contribución al mismo fin funcional (J. ELVIRA)
§60 Aquí proponemos considerar la coherencia supereestructural. Es decir, es posible la reconstrucción de un párrafo en un esquema que contiene todos los componentes semánticos y dan como resultado un tipo de esquema retórico. Lo veremos en un ejemplo:
“El agua es una de las más importantes riquezas del hombre. El hombre se dio cuenta de sus posibilidades para el transporte y construyó naves. También aprendió a controlarla, dirigirla y aprovecharla mediante sistemas de riego. Finalmente comprendió que podía utilizarla como fuente de energía” (M.T. SERAFINI, 1991, pp 60) .
Este párrafo, cuyo epígrafe podría ser “Valor económico del agua”. Presenta una serie de proposiciones, una de las cuales es la frase temática o macroestructura: ‘Agua es importante riqueza del hombre’. Las restantes proposiciones son especificaciones de la anterior o, si requiere, ejemplos. Estas proposiciones están ordenadas en forma cronológica ’primero se usó para navegar’, ‘luego para riego’ ‘finalmente para energía’. Aún, junto a cada proposición secundaria puede haber detalles: ‘se dio cuenta de’, ‘construyó naves’. Ahora bien, todas estas ideas secundarias pueden ser reunidas en un solo esquema retórico, que correspondería a una enumeración ordenada cronológicamente (para Serafíni se trata de una estructura de ‘ampliación de concepto’ ). El esquema retórico de la superestructura sería el siguiente:

§61 Finalmente debemos referirnos al concepto de secuencia, tal como lo propone Adam (J-M. ADAM, 1992). De acuerdo a este autor la secuencia es la unidad textual; el texto puede definirse como una estructura, es decir:
 En tanto estructura secuencial, un texto (T) comporta un número n de secuencias completas o elípticas …
 A su vez una secuencia está constituida por paquetes de proposiciones (las macroproposiciones), ellas mismas constituidas de n proposiciones .
 La secuencia es una entidad relativamente autónoma, con una organización interna propia y en relación de dependencia/independencia con el conjunto mayor del que forma parte.
 La secuencia, como estructura, comporta una red relacional jerárquica que puede descomponerse en partes relacionadas entre ellas y relacionadas con el todo que constituyen.

Hemos incluido aquí esta referencia a las secuencias de Adam porque ellas deberían entenderse como ‘pasajes’ de un texto; pensamos que en nuestro idioma ellas corresponden verdaderamente a los párrafos. Si esta identidad no se ha reconocido es por la insistencia en denominar párrafo ‘a lo que está comprendido entre dos ‘puntos y aparte’, criterio ex post facto que creemos pueril. Si se acepta nuestro punto de vista de la necesidad de un criterio estructural y semántico, entonces el párrafo es una ‘secuencia’ en el sentido que lo quiere Adam.
La importancia del trabajo de Adam reside en haber explicado convincentemente que los tipos de superestructuras no pueden ser un atributo textual sino que corresponden al nivel menor de las ‘secuencias’. En definitiva es lo que afirmamos cuando otorgamos al párrafo un esquema típico al nivel de la superestructura.

(Este trabajo es un borrador provisional de parte de mi tesina: textos y funciones cognitivas)
Juan Carlos Paradiso

Memoria, Esquemas y comprensión

2. Memoria, esquemas cognoscitivos y comprensión

Juan Carlos Paradiso

1. Introducción

La comprensión –en particular la del lenguaje– es una de las actividades más importantes, complejas y esenciales del ser humano. Pero si bien ella implica a todos los procesos psicológicos básicos –entre ellos a la memoria– por otra parte éstos son condiciones necesarias para que se produzca la comprensión.
El considerar estos procesos psicológicos separadamente, no deja de ser un artificio didáctico. Para apoyar esta idea basta señalar las nuevas concepciones de la memoria de trabajo que incorporan un ejecutivo central en el propio sistema del ‘corto plazo’, el cual se complejiza y ‘se hace inteligente’ por decirlo metafóricamente (Baddeley, 1986, 1990; Rosselló y Revert, 1999; Tejero y Pastor, 1999). Otro argumento proviene de las diferentes teorías acerca de los esquemas y estructura cognoscitivas , que la memoria toma prestado y comparte con la inteligencia (Piaget e Inhelder, 1978).
Desde la dimensión pedagógica, un aprendizaje inteligente no consiste en adquirir más conocimientos, sino en utilizarlos mejor: se trata de utilizar los recursos de la memoria en forma estratégica, bajo la guía de la inteligencia. En este capítulo consideraremos el caso de la memoria en relación a la comprensión lectora. La intervención de esquemas cognoscitivos tiende un puente entre comprensión y memoria, a la vez que resulta explicativa para muchos de los procesos que estudiaremos a continuación.

2. Lectura, comprensión y memoria

La lectura comprensiva es la actividad psicológica por la cual un sujeto pone en juego estrategias y recursos intelectuales con el objetivo de comprender el significado de un texto e incorporarlo dentro de un marco de referencia constituido por sus conocimientos previos – los cuales están organizados en esquemas y estructuras cognoscitivas –.
Con respecto a esta definición que proponemos, debemos destacar que, aunque en definitiva la lectura está bajo el control de la inteligencia, muchos procesos son automáticos, especialmente en los niveles inferiores del procesamiento.
Se infiere que el texto se asimila según la perspectiva del lector, o sea que la interpretación final del texto será una construcción. El lector comprende el material gracias a la intervención de sus conocimientos previos, pero a la vez se puede decir que ha comprendido cuando la información nueva se incorpora y se articula con aquellos conocimientos.
Esta articulación entre conocimientos previos e información nueva nos acerca a la idea de interactividad. El lector puede efectuar con el material procesos de análisis y síntesis, usando estrategias o recursos flexibles para que el mensaje contenido en el texto sea congruente con sus conocimientos previos. Según el grado en que se consiga tal congruencia, la información podrá ser aceptada e incorporada o por lo contrario producirá lo que Festinger llamara una disonancia cognitiva (Ovejero, 1993) o lo que la escuela de Ginebra caracterizara como conflicto cognoscitivo (Fernández Barrocal, 1992) mecanismos que algunos consideran subyacente al cambio conceptual.
El cambio conceptual resulta de la interacción entre el conocimiento previo y el nuevo. Como consecuencia de sus experiencias cotidianas los sujetos tienen una serie de marcos de referencia alternativos que pueden ser considerados erróneos desde el punto de vista científico. En la escuela, ‘aprenden’ lo que los docentes le piden, adquieren el vocabulario científico y responden a las preguntas de los exámenes. Pero al regresar a la vida diaria continúan usando sus viejos conocimientos cotidianos y éstos pueden continuar durante años coexistiendo con el conocimiento científico. El conocimiento previo – también organizado en esquemas jerárquicos aunque quizás más laxos – es un prerrequisito para la adquisición de nuevos conocimientos, pero por la otra parte, también puede impedir la comprensión y el aprendizaje, porque puede ser incompatible con el nuevo conocimiento presentado. Por lo tanto, el aprendizaje requiere no solamente la adquisición de nuevos conocimientos, sino frecuentemente la reorganización del conocimiento preexistente, es decir del cambio conceptual (Schnotz y Preu, 1997).
La intervención de la memoria en el proceso es permanente. Desde la imprescindible intervención de la memoria de trabajo para mantener la ilación y el aporte permanente de la memoria de largo plazo (MLP) para que los contenidos sean inteligibles y significativos, hasta el aprendizaje y el recuerdo (‘memorización’) que tiene lugar con el texto nuevo que se está incorporando al sujeto . El recuerdo no es totalmente voluntario: como se sabe existe memorización no intencional de mucha información, aunque la intervención de la voluntad, del interés y de las estrategias producirá, sin duda, un efecto mayor.

3. El rol de los conocimientos previos: esquemas cognoscitivos

3.1. Cómo se organizan los conocimientos

Cuando en la literatura cognitiva actual se habla de comprensión, es insoslayable hacer referencia a los conocimientos previos. El aporte de numerosos autores de este siglo ha llevado a admitir que estos conocimientos se encuentran organizados en esquemas y estructuras cognoscitivas. El interés de los esquemas para los fines de este capítulo es mostrar las relaciones intrincadas que éstos entretejen entre memoria e inteligencia. Otra cuestión importante es la referida al rol de los esquemas en el conocimiento y el cambio conceptual.
Los esquemas fueron formulados por Head, retomados por Bartlett (1932), explorados y desarrollados por Piaget. La continuidad es reconocida por el ginebrino “La idea de aplicar al análisis de la memoria el concepto de esquema no es ciertamente nueva y F. Bartlett la defendió brillantemente inspirándose en Head” (Piaget e Inhelder, 1978, p. 344). Son reformulados desde el paradigma del Procesamiento de la Información a partir de los frame (marcos) (Minsky, 1975, 1986), los esquemas de relatos (Rumelhart, 1980) y la ‘nueva teoría de los esquemas’ (Rumelhart y Norman, 1978). Se ha agregado complejidad al tema al describirse esquemas retóricos o superestructuras en los textos, a los que consideramos relacionados con los esquemas cognoscitivos (Meyer, 1984; Kintsch y Van Dijk, 1978).
El resultado es que existe una innumerable cantidad y variedad de esquemas, al lado de una indeseable dispersión conceptual, ya que no todos los autores significan lo mismo cuando los nombran, mientras que otros utilizan otros nombres para designar a los mismos conceptos. Creemos necesario reconocer diferentes tipos de esquemas, los cuales comparten muchas características y difieren en otras; ello exige un esfuerzo por agruparlos en un género común. Ese género que los incluye bien puede llamarse ‘configuraciones cognoscitivas’, ‘esquemas en sentido amplio’, ‘esquemas cognoscitivos’ o simplemente ‘esquemas’, nombre que usaremos en este trabajo por un principio de parsimonia; por otra parte, con esta denominación hacemos honor a los primeros autores que los describieron.
Para la Psicología Genética, en el adulto los esquemas se encuentran organizados en configuraciones más complejas a las que llaman ‘estructuras’. Primero se formarían los esquemas, los cuales progresivamente se van relacionando, primero intuitivamente – pensamiento intuitivo preoperatorio – luego se organizan lógicamente para conformar estructuras. Pero no profundizaremos en esta distinción.
Aquí proponemos una clasificación basada en la modalidad de codificación y en la naturaleza de la información contenida; así distinguimos esquemas sensomotrices (propioceptivos), conceptuales (lingüísticos) y analógicos (icónicos). Además mencionaremos otras categorías todavía más discutidas, como los esquemas procedimentales y los modelos mentales.

 Esquemas sensoriomotrices, cuyo prototipo es el descrito por Head. Este autor se interesó en el mecanismo por el cual el ser humano selecciona los movimientos para adoptar determinada postura o para desarrollar ciertas funciones habituales. En 1926 explicó este fenómeno con lo que llamó “esquema”, un modelo que representa las posiciones relativas de las diversas partes del cuerpo y que continuamente registraba los cambios de postura. El esquema tendría una representación mental de la postura actual del sujeto junto con la representación mental de la postura deseada, las que determinan la selección de un movimiento (Berlyne, 1965). Consideramos que esta representación sensoriomotriz –sensibilidad propioceptiva– puede asimilarse a lo que actualmente se conoce como el “esquema corporal”.

 Esquemas conceptuales – cuyo prototipo son los descritos por Bartlett – son aquellos cuyo contenido es de tipo semántico o declarativo. Éstos son los esquemas más comúnmente reconocidos, como que muchos autores reservan este nombre para las configuraciones que constan de conocimiento declarativo o simbólico (De Vega, Carreiras, Gutiérrez-Calvo y Alonso-Quecuty, 1990). Consideramos que los que han sido llamados ‘rasgos semánticos’ (Smith, Shoben y Rips, 1974) – conceptos representados en la memoria semántica como simples listas de rasgos o atributos – deben considerarse dentro de la misma categoría. Se acepta que los esquemas conceptuales están organizados jerárquicamente; en otras palabras existen esquemas que tienen diferentes niveles de generalidad, lo cual permite que unos estén comprendidos en otros. Así, el esquema conceptual de pájaro (ave que vuela, relativamente pequeña, con pico, que migra en bandadas, etc.) estaría comprendido dentro del esquema más general de ave. Así, el conocimiento conceptual sería una herramienta genérica que sirve para crear otras herramientas más específicas (Schnotz y Preu, 1997).

 Esquemas analógicos visoespaciales, como el “mapa cognitivo” de Tolman , quien dió este nombre a la pretendida formulación de un plan esquemático para la acción. El mencionado autor, experimentando con ratas, admitía que debía ocurrir algo en la mente en forma de una representación de los caminos posibles para salir de un laberinto (Tolman, 1948). Es obvio que no puede pensarse que estos mapas fueran de contenido semántico. Hoy se admite que esta categoría no es general e indiferenciada, sino compuesta de representaciones relativamente independientes: por lo menos se reconocen la visual y la espacial. Mientras la representación visual o pictórica se refiere a la apariencia visual de un objeto – forma, color o brillo – la imaginería espacial esquemática se refiere a las relaciones espaciales entre partes de un objeto, su localización en el espacio o su movimiento. No está limitada a la modalidad visual, sino que existirían imágenes espaciales auditivas y hápticas (Hegarty y Kozhevnikov, 1999).

 Entre las categorías que aún resta definir con mayor precisión se encuentran las referidas al uso del conocimiento, es decir a los procedimientos. Llamamos esquemas procedimentales a aquéllos que guían la aplicación del conocimiento –obsérvese que no se restringe a las conductas motrices–. Las dificultades para encontrarle una ubicación taxonómica son múltiples. Por una parte, cualquier tipo de esquema cognoscitivo debe incluir conocimiento procedimental: si no sabemos aplicarlo ningún conocimiento es útil. Por otra parte los esquemas procedimentales pueden compartir características de los otros: cierto registro de la posición y de la actividad corporal, percepción de imagen y espacio, registro temporal y control de los resultados de cada acción o movimiento, etc. .

 Los ‘modelos mentales’: son hipotéticos quasiobjetos internos que tienen una analogía funcional o estructural con los objetos a los que representan (Johnson-Laird, 1983; Schnotz y Preu, 1997). Tienen un carácter quasiperceptivo y estarían próximos a las imágenes mentales; sin embargo, son más complejos y además de imágenes y de parámetros espaciales y temporales, admiten la inclusión de parámetros psicológicos sociales y afectivos (De Vega y cols., 1990). Así pueden reflejar las metas e intenciones de los personajes, los vínculos causales, el tono emocional o afectivo del propio sujeto, componentes todos que contribuyen a prestar el carácter experiencial del modelo. Estos estados se representarían también en forma analógica en un sentido amplio. Se pueden también representar objetos intangibles, como las relaciones de negocios internacionales. Los modelos mentales no están representados en la MLP sino que se formarían en la MCP para resolver situaciones específicas temporarias. No habremos de decidir si los modelos mentales pueden integrarse o no a la misma categoría de los esquemas visoespaciales. Por ahora nos limitamos a señalar su parentesco.

 Sin pretender confundirlos, los esquemas retóricos o superestructuras de los textos, tienen una similitud de origen y de naturaleza con los esquemas cognoscitivos, especialmente con los visoespaciales y los procedimentales. También postulamos una interacción entre las estructuras textuales y estructuras cognoscitivas del sujeto, entre los cuales podrían mediar los diagramas y mapas (Paradiso, 1995, 1996a, 1997).

El asumir la diferente naturaleza de los esquemas – sensoriomotriz, visoespacial y semántica – es una hipótesis que esperamos demuestre su utilidad operativa. Algunos autores se han acercado a esta misma opinión o la aceptan implícitamente (Ballesteros, 1994). Serrano, habla de tres dimensiones de esquemas (presentativos, procedimentales y operatorios) que conducirían a tres formas diferentes de equilibración cognitiva (Serrano, Carranza y Brito, 1992). Hemos mencionado que desde el ‘Procesamiento de la información’ se admite que los esquemas pueden representar tanto el conocimiento declarativo como el procedimental (Rumelhart y Norman , 1978).

La clasificación que proponemos no es ajena a la que Bruner (1964, 1966) realiza de las modalidades de representación mental, a las que denomina adecuadamente ‘sistemas para representar la realidad’:
• La representación mental enactiva es aquella que representa acontecimientos por medio de respuestas motoras apropiadas, ‘como si quedaran representadas en nuestros músculos’. Las representaciones mentales enactivas se forman a través de la acción.
• La representación mental icónica o imaginativa codifica los acontecimientos mediante la ‘organización selectiva de los perceptos e imágenes y mediante las estructuras espaciales, temporales y cualitativas del campo perceptivo y sus imágenes transformadas’. Su origen está ‘en las imágenes mentales y en aquellos productos de la mente que detienen la acción y la resumen en un ícono que la representa’ .
• La representación mental simbólica se realiza por medio de características formales, arbitrarias y discontinuas (distantes en espacio y tiempo). Se caracteriza por la codificación a través del lenguaje.

Para establecer la correspondencia con nuestra propuesta, consideramos que las representaciones mentales enactivas serían el sustrato de los esquemas sensomotrices, las representaciones mentales icónicas de los visoespaciales y las simbólicas de los esquemas conceptuales. El mismo Bruner establece las analogías entre las representaciones mentales icónicas y los diagramas y mapas.
Existen otras clasificaciones de las representaciones mentales, como la de Paivio del doble código representacional (icónico y verbal), la de Anderson del tricódigo -visual, proposicional, y de series temporales- (Ballesteros, 1994). Se comprende que aún no existe suficiente consenso respecto a las categorías, si bien la noción de que existen diferentes formas de codificación / representación del conocimiento es firme. Las dudas surgen cuando se intenta sistematizar esta intuición en un constructo teórico, el cual ofrece dificultades evidentes por su intangibilidad.
El esquema se refiere al funcionamiento cognoscitivo y de hecho nadie ha visto esquemas dentro de la mente, pero sí se puede apreciar sus efectos increíblemente ubicuos. Tenemos millones de esquemas o marcos – exagera Minsky, (1986) – pero nadie estará en condiciones de desmentirlo por las dificultades evidentes para contarlos.

3. 2 Definición

Creemos que ahora podemos dar nuestra definición, que hemos pospuesto intencionalmente. Los esquemas cognoscitivos son estructuras complejas organizadoras e integradoras de conocimientos. Constan de un conjunto organizado de información relativa al mundo, con la cual se confronta cada nueva experiencia similar y se le otorga sentido inmediato; son susceptibles de aceptar, organizar y condicionar las percepciones y estructurar tanto la codificación como la recuperación. La palabra ‘similar’ aquí tiene un sentido amplio. La semejanza puede ser superficial o profunda, pudiendo consistir en rasgos banales y accidentales o bien en notas esenciales. Toda vez que el sujeto encuentre cierta similitud entre un esquema previo y la nueva experiencia, tratará de confrontar ésta con aquél – en forma más o menos automática –.
Los esquemas son estructuras que sirven para estructurar la realidad y que se estructuran en función de la organización percibida de esa realidad. El proceso es dialéctico. Sabemos que esas estructuras son representaciones de los objetos percibidos (o conjuntos de ellos), de manera que hay una cierta correspondencia entre realidad exterior y esquemas mentales, aunque éstos no sean un calco ingenuo ni tampoco estructuras a priori a las cuales debería ajustarse la realidad, sino construcciones que se basan en potencialidades de los sujetos que se actualizan en relación con la experiencia y que posteriormente servirán de esqueleto para nuevas construcciones.
Consideramos que los datos contenidos en los esquemas pueden activarse en forma simultánea o secuencial, lo cual nos habilita para aceptar los esquemas procedimentales.

4. Niveles estructurales y esquemas en comprensión de textos

4.1 Niveles de organización del significado
El procesamiento de la información en la lectura puede descomponerse en niveles estructurales: reconocimiento de rasgos, sílabas, letras y palabras, acceso al significado, reconstrucción de las proposiciones, ilación de frases entre sí, reconocimiento de la macroestructura y de la superestructura. Cada uno de los niveles supone un grado de integración y de complejidad mayor con respecto al anterior (Sánchez Miguel, 1995; Paradiso, 1998). Pero la lectura no progresa siempre en el sentido del nivel inferior al superior; frecuentemente ocurren también los procesos inversos: se reconocen o infieren palabras a partir del marco general brindado por la superestructura.
Cuando un individuo comprende una situación específica o un texto, activa un set de esquemas cognoscitivos y realiza ensayos –interactuando procesos de tipo bottom-up y top-down– para encontrar una configuración de esquema que mejor se adapte a los datos que va obteniendo.

4. 2 El modelo de los tres niveles
El modelo de comprensión de Kintsch y Van Dijk (1978) tiene un fuerte valor heurístico. Postula tres niveles, que se corresponden con la micro, macro y superestructura del texto:
• La microestructura se refiere a las proposiciones y a las relaciones lineales que existen entre ellas. La repetición de argumentos de una proposición a otra logra la coherencia local para cada fragmento. Esto culmina en la formación de la microestructura o texto base.
• La macroestructura es la representación del significado global del texto. Cuando nos referimos al texto, macroestructura equivale a ideas principales; análogamente cuando nos referimos al procesamiento significa que el lector ha logrado captar cuáles son esas ideas que debe jerarquizar.
• La superestructura o esquema retórico hace referencia a la organización general del texto. La estructura esquemática será diferente según que se trate de una narración, un texto argumentativo o diversos tipos de textos científicos (Meyer, 1984). Durante la lectura el sujeto reconocería estos esquemas, los que a su vez contribuyen al procesamiento en los niveles inferiores: macro y microestructural.

4.3 Esquemas cognoscitivos y retóricos
Ya explicamos que, como resultado de la interacción con el mundo, el sujeto forma representaciones mentales que están organizadas en forma de esquemas interrelacionados y que guardan entre sí una cierta jerarquía. Todo texto también posee una estructura de niveles jerárquicos; al ser procesado, su representación mental de alguna manera reconstruye estos niveles. Que estos niveles se hallan implícitos en el texto, significa que estaban predeterminados por la intención del autor. Los niveles estructurales del texto, pueden ser considerados a la par de los niveles del procesamiento de la información o de organización del significado. Esta aparente ambigüedad puede resolverse admitiendo un cierto isomorfismo entre la estructura textual y las estructuras mentales. Ello nos permite hablar de construcción o reconstrucción de la estructura textual en el proceso de lectura y comprensión. Esperamos justificar así por qué estamos considerando dos categorías aparentemente distintas: esquemas cognoscitivos (mentales) y retóricos (de los textos) y que quizás sea fútil preguntarnos si los esquemas son inherentes al texto o al lector.
Los esquemas intervienen en la lectura y comprensión de un texto a través de la activación del proceso descendente ‘orientado conceptualmente’; también a partir de los esquemas el lector puede establecer inferencias, completar omisiones de información, etc.
El recuerdo de los contenidos depende del lugar que éstos ocupan dentro de la estructura jerárquica. Así, las ideas principales se retienen mejor que las secundarias: “efecto de los niveles”. Sin embargo, las informaciones seleccionadas no son las mismas en todos los lectores. Ello estará en relación con la perspectiva cultural del lector, con sus intereses, sus esquemas previos y sus competencias. Por ejemplo, los que llamamos lectores inexpertos, tienen tendencia a tratar a toda la información por igual o siguiendo criterios poco sólidos para jerarquizar los contenidos.
Hemos expresado que los procesos de comprensión operan simultáneamente en varios niveles de modo interactivo; si bien los niveles inferiores alimentan a los superiores, también éstos ejercen cierto control sobre los primeros (Paradiso, 1998). En otras palabras, si el procesamiento de la microestructura es la base para que se represente la macroestructura, ésta a su vez está guiada por la superestructura y ambas ayudan a seleccionar la información de la microestructura.

5. Lectura y procesamiento de la información

Recordemos que durante la lectura interviene especialmente la memoria de trabajo continuamente tendiendo puentes entre la nueva información que ingresa y los esquemas y conocimientos previos del lector. La limitación funcional de la memoria de trabajo es conocida (7 ítems +- 2 con una persistencia de algunos segundos). Por ello, al considerar la comprensión lectora debemos tener en cuenta dos hechos:
• En cada nivel existen procesos automatizados que operan al lado de estrategias conscientes y que facilitan el proceso de comprensión y representación del texto. Cuanto más logren automatizarse los procesos inferiores, suponemos que el lector dispondrá de mayores recursos libres para la comprensión global del texto y su recuerdo.
• El reconocimiento y la persistencia de la información relevante (macroestructura) en la conciencia del lector (es decir en la memoria de trabajo) es importante para lograr la comprensión global, en cuanto la ilación no se establece entre detalles sino por medio de las ideas principales.

Kintsch (1988) ha efectuado modificaciones a la teoría, que lo acercan a los modelos conexionistas. Así, presenta al procesamiento en buena parte como automático, enfatizando menos en la utilización consciente de estrategias. Sin embargo, otros autores han mantenido la teoría original, que sigue iluminando nuevos desarrollos (Sánchez, 1995) (García Madruga y Luque, 1993). Creemos que ambas versiones pueden considerarse parcialmente complementarias y lo exponemos como hipótesis.

5.1. Procesamiento de la microestructura

Existirían dos caminos posibles para la construcción de la microestructura o texto base. En primer lugar el automático: en la reformulación de Kintsch, el proceso es fundamentalmente no inteligente, casi del tipo ensayo y error. Al leer cada porción de texto, por asociación aleatoria se van activando multitud de conceptos, proposiciones y esquemas en la MLP semántica. De este modo, se ponen en juego procesos ascendentes (bottom up) y desccndentes (top down) que deben confrontarse, para ir descartando o confirmando los esquemas activados. En segundo lugar el estratégico: paralelamente a la formación de la representación mental del texto original existe una actividad de solución de problemas, que implica la realización de inferencias inteligentes. El lector también puede utilizar las llamadas estrategias de integración proposicional o tema/comentario, las cuales eran particularmente enfatizadas en las primeras postulaciones a las cuales nos hemos referido (Kintsch y Van Dijk 1978).

Estas ‘microestrategias’ operan creando una progresión temática entre las proposiciones del texto: el lector trata de crear un argumento o tema que actuará como conexión, es decir como hilo conductor al que se irán refiriendo las sucesivas interpretaciones de la información obtenida en cada “ciclo de procesamiento”. La estrategia tema/comentario supone que el lector se enfrenta a los textos con un heurístico, que puede resumirse así:
“Siempre te hablan de algo. Busca ese algo, bien en el contexto inmediato, bien en la representación que ya tienes en tu memoria ... bien en lo que te parezca más probable ... En cualquiera de los casos, ese algo es la pieza clave para construir y enlazar la siguiente idea”.
(Sánchez, 1989, p. 56)
La conexión tema/comentario puede hacerse de varias maneras: definido el tema, cada nueva información es solapada como comentario; otras veces el comentario se convierte en tema de la siguiente proposición. Cuando la nueva proposición es interpretada como ajena a la anterior, ocurre un corte y se introduce un nuevo tema. Este momento suele reconocerse: es cuando el orador introduce la pausa que pone fin a un enunciado. Es también el momento en que quien está tomando notas sobre un discurso entiende que comienza un nuevo párrafo, señalándolo con punto y aparte.

5.2. Procesamiento de la macroestructura

La macroestructura lleva a identificar los diferentes niveles de la información textual: la idea principal y sus relaciones con las ideas secundarias y detalles.
Un nombre adecuado para este nivel de procesamiento es el de esencialización (Kieras, citado por Hernández y García, 1991, pág. 183). La esencialización identifica las ideas principales, reduce, organiza y completa la información de la microestructura, dando lugar a una representación semántica más general (más económica y abstracta). Tres son las estrategias con las cuales operarían los sujetos para identificar la macroestructura.

• A) Selección/supresión: cuando existe una frase temática explícita, la estrategia consiste en su selección (jerarquización). Cuando no existe frase temática o idea principal, el lector puede seguir el camino inverso: elimina o descarta las proposiciones que son superfluas para el contenido global. En términos generales, cada proposición que no es condición de interpretación de una proposición subsiguiente puede ser suprimida. Suprimir no significa borrarla de la memoria, sino obviarla en la macroestructura; una microproposición puede ser eliminada del texto resultante pero ser recordada como una idea secundaria.
• B) Generalización: actúa sobre la microestructura sustituyendo un grupo de conceptos o proposiciones por el concepto o la proposición más general que designa a una jerarquía inmediatamente superior. Es un movimiento sintético de abstracción hacia categorías mayores – genéricas – que incluyen y subsumen a las proposiciones originales (proceso de supraordinación). La estrategia requiere que el lector posea la capacidad de clasificar y reconocer categorías; con ellas reestructura y reduce el volumen de la información.
• C) Construcción: Se parte de un enunciado que carece de frase temática y cuyas proposiciones pueden no tener ilación aparente. Por medio de las inferencias se intenta encontrar una idea que pueda resumir a las frases de la microestructura, idea que atribuirá significado al grupo de proposiciones. No sólo no existe idea principal explícita, sino que los propios datos de la microestructura pueden ser incompletos. A través de inferencias, el lector logra reconstruir parte de la microestructura y luego sustituye toda una serie de proposiciones por una idea que las resume, o sea que expresa los mismos acontecimientos que toda la secuencia en conjunto. Esta proposición designa un hecho global del cual los hechos concretos referidos en la microestructura del párrafo son condiciones normales, componentes o consecuencias. Para los procesos inferenciales se requiere la intervención de conocimientos previos del lector. Un ejemplo de ello sería el siguiente párrafo:

“Se sentó, introdujo el diskette, escribió sobre el teclado e imprimió el trabajo”.

La construcción supone la posibilidad de completamiento de la información textual, lo que daría por resultado seguramente nuevos elementos de la microestructura, como “verificó la ausencia de virus”, “realizó una copia de seguridad”, etc.. Pero fundamentalmente debe llevar a elegir una proposición sintética elegida como principal: “trabajó en su computadora”.
E. Sánchez (1995) menciona otro ejemplo ilustrativo:
“Juan sacó las entradas tras una larga espera en la cola. Después entró en la sala. Cuando se sentó en su asiento se apagaron las luces y las imágenes empezaron a brotar en la pantalla”
El párrafo puede ser reemplazado por la proposición: “Juan fue al cine”

Resumiendo, en la estrategia de selección / supresión se desarrolla principalmente un proceso de análisis y jerarquización; puede considerarse la más sencilla y tiene lugar cuando existe una frase principal explícita en el texto. Las estrategias de generalización y construcción, muy similares, son más complejas; se ponen en juego cuando el lector no encuentra la frase temática en el texto e implican procesos de síntesis y abstracción.
En la reformulación que realizara Kintsch, al referirse a la transformación de micro en macroestructura, substituye las macrorreglas y esquemas del modelo inicial por un proceso tipo conexionista (Kintsch, 1988; De Vega y cols, 1990). Por nuestra parte, creemos que este autor conduce su propia teoría a una situación dilemática. Si bien cabe aceptar que el proceso suele ocurrir en forma relativamente inconsciente, también debe reconocerse que pueden aplicarse estrategias conscientes, especialmente en los casos en que el sujeto tiene dificultades en la identificación de la macroestructura y en los casos de intervención instruccional (Baumann, 1984; Vidal-Abarca, 1990). En un trabajo anterior hemos desarrollado un ejercicio para trabajar con algunas de estas estrategias (Paradiso, 1996b). Elosúa (1999) presenta una práctica en la cual instruye a los sujetos en la adquisición de dos macrorreglas: la selección/supresión y la generalización. Existe una revisión reciente (Carriedo 1996) sobre la eficacia de los programas de instrucción en comprensión de ideas principales.

5.3. Procesamiento de la superestructura
La superestructura no está directamente relacionada con el contenido semántico; se trata de una organización de las relaciones entre proposiciones o conceptos, relaciones que pueden ser comunes en muy diferentes tipos de enunciados. Para citar un ejemplo referido a los textos expositivos, una relación de causa/efecto tiene un esquema general que es común a numerosos enunciados en todos los temas imaginados. Así sucede también con el esquema de secuencia, con el de comparación, etc. En relación con la superestructura se encuentran las estrategias superestructurales.
Se suele concebir “la estrategia estructural” como una secuencia de acciones, con cuatro componentes básicos (Meyer, 1984). Creemos que esta estrategia debe ser reconceptualizada, a la vez que proponemos nuevos componentes. Consideramos los siguientes:

 Reconocimiento de la superestructura. En otros trabajos (Paradiso, 1996a) hemos defendido que la superestructura puede representarse mentalmente como un mapa. En otras palabras, el esquema no sólo es reconocido sino que también puede ser representado visoespacialmente.
 Activación del conocimiento previo disponible en torno a la estructura. Se ha considerado que la estructura es punto de partida para la realización de inferencias a partir de informaciones ya disponibles (Meyer, 1984; González Marqués, 1991; González Manjón y Marcilla Fernández, 1996). Aquí tampoco coincidimos. Creemos que lo que se activa en esta estrategia no es conocimiento semántico directamente referido al tema sino en relación más estrecha con esquemas visoespaciales ligados a la superestructura, ya que los contenidos en cada estructura pueden ser muy variables. Ello no impide considerar que se activen esquemas de contenidos, pero éstos ya no deben adjudicarse a la superestructura sino al tema, por lo tanto ligados a la propia macroestructura.
 Codificación de la información textual dentro de las categorías propias del esquema activado. Por ejemplo, si hemos activado un esquema retórico del género ‘cuento’ (lo cual puede lograrse simplemente empezando un enunciado con las palabras “Había una vez ...” ) entonces el lector estará dispuesto a codificar la información del texto buscando un protagonista, un conflicto, un antagonista, etc.
 Utilización del mismo esquema retórico como plan general para recordar la información.
 Nosotros agregamos la estrategia que hemos denominado “mapeo cognoscitivo” (Paradiso, 1997) consistente en la construcción de un diagrama que resulta de explicitar la superestructura, en donde se ubican los contenidos semánticos propios de este texto, resultando así un diagrama o mapa cognoscitivo del texto . En otras palabras, no sólo se usa el esquema para recordar, sino que se hace explícito en forma de un mapa. Como se ve, es un paso más allá de los propuestos por Meyer y consideramos que se trata de una nueva estrategia superestructural.

Durante el mapeo, el sujeto va representando sobre el papel las ideas que tiene del texto, con las relaciones, las jerarquías y la estructura; reproduce la información tal como la entiende. Si cuando dibujamos, estamos frente al modelo o lo imaginamos, al construir un diagrama debe realizarse un proceso análogo. Pensamos que la concepción del mapa precede a su construcción. Luego, durante el mapeo, el registro es percibido visoespacialmente, lo cual permite la retroalimentación, comparar el mapa con la información disponible, comprender mejor cómo son las relaciones, corroborar o corregir.
Considero que el mapeo es como un diálogo o construcción dialéctica entre dos registros o representaciones referidos a un texto: la información del sujeto y los registros gráficos. El texto tiene, entonces, dos nuevas representaciones: se codifica en el sujeto y se explicita en el mapa. Ambas son dinámicas y plásticas: el mapa porque podemos corregirlo, mover elementos, completar conexiones, etc. y el conocimiento del sujeto porque se va modificando y reacomodando a través de la interacción con el producto. Ambas inscripciones deben entenderse como una construcción que se va modelando. Cada reacomodación en el mapa permite confrontar y acomodar los esquemas cognoscitivos que le dieron origen. Esta relación entre estructura mental y estructura del mapa cognoscitivo no debe extrañar, en cuanto también se han descrito en relación a las estructuras textuales, que tienen correspondencia con las estructuras cognoscitivas. El mapeo explicita cómo se ha comprendido el texto. En ese sentido la estructura del mapa sería intermediaria entre las estructuras textuales y las mentales (Paradiso, 1995).

Es cierto que muchos textos tienen una superestructura fácilmente reconocible. Pero para que esta estructura reaparezca como una representación mental en la lectura, deben darse ciertas condiciones. Hay relación entre objetivos del lector, conocimientos previos y formación / reconocimiento de estructuras durante el procesamiento textual. De alguna manera, la intencionalidad del lector permite la activación de ciertos esquemas. Se asume que la comprensión del texto estaría siempre controlada por un esquema específico el cual determina qué proposiciones son relevantes (Kintsch & Van Dijk, 1978). No obstante, existen situaciones en donde creemos que este proceso es más complicado. Por ejemplo, dada la relación entre esquemas, objetivos y tipo de superestructura, si los objetivos de un lector son vagos y el texto no tiene una estructura convencional, pueden ser activados diferentes esquemas por diferentes lectores, en una forma aleatoria. Aún más, consideramos que en estos casos los esquemas superestructurales pueden no llegar a formarse durante la lectura.

6. La progresión lectora: secuencia y ciclos de procesamiento

Los lectores –especialmente cuando el propósito es el estudio– suelen fragmentar el texto en unidades. Cada unidad es sometida a un procesamiento, para comprobar la coherencia del discurso, recurrir a conocimientos previos, encontrar cuál o cuáles ideas deberán retenerse antes de pasar a la unidad siguiente, etc. Este proceso es estratégico y no obedece a un plan rígido; el lector va resolviendo la comprensión y retención de las ideas de acuerdo a un propósito determinado. Y según que éste sea el mero entretenimiento, informarse o estudiar sistemáticamente, el procesamiento se adaptará a estas diferentes circunstancias. Si bien lo ideal es que las unidades no sean menores de un párrafo, en la realidad la extensión de estas unidades es variable y está en relación con las dificultades del texto, con el conocimiento previo del lector, con las competencias o destreza lectora, etc.
La progresión que el lector realiza ha sido caracterizada como secuencial y cíclica (Kintsch y Van Dijk 1978): si bien avanza en progresión lineal a través de los enunciados, cuando ha completado un ciclo se vuelve al comienzo de éste para recapitular, extraer información relevante, etc. En cada ciclo el lector va poniendo en juego estrategias de distinto tipo, destinadas a cumplir con los objetivos antedichos: construir una red coherente de proposiciones (estrategias microestructurales e inferenciales), extraer las ideas principales (estrategias macroestructurales), reconstruir un esquema (superestructurales). En realidad, todas las estrategias en el lector competente se efectúan en relación con las últimas, que devienen de la existencia de esquemas y categorías previas que el lector posee.

Esta progresión –a la vez secuencial y cíclica– debe considerarse una pauta de lectura que suelen adoptar los buenos lectores. Probablemente muchas veces no se necesite de este doble movimiento y al lector le baste con la lectura puramente lineal a lo largo del texto. Cabe también pensar que a veces son los lectores novatos – quienes presentan un déficit metacognitivo que les impide reconocer que no han comprendido – los que realizan la lectura en una secuencia lineal, sin retrocesos estratégicos. Incluso los métodos comerciales de lectura veloz, han difundido el error de considerar los retrocesos en el texto como perniciosos – en cuanto “hacen perder velocidad” – . Todas estas consideraciones tienen el objetivo de mostrar que la pauta secuencial / cíclica no es universal, si bien es común y, además, generalmente deseable. Ahora veremos con mayor profundidad lo que ocurre en estos ciclos.

6.1. Coherencia referencial de la microestructura
El lector en un primer momento comprueba si puede seguir la continuidad del discurso, observando si hay solapamiento o redundancias entre las proposiciones. Otras veces las redundancias están disimuladas –por cuestiones de elegancia del estilo– por pronombres o por palabras que indican la progresión; a esta última clase pertenecen expresiones tales como “sin embargo” (que remite a la oración anterior y la relaciona con la siguiente) “por lo tanto” (la siguiente oración es consecuencia de la anterior), etc.
Pero muchas veces el texto da por conocidos una serie de hechos vinculados al tema y exige del lector que establezca conexiones no explícitas; es el caso del conocido guión de una comida en el restaurante, donde podemos obviar una serie de datos, porque sabemos que el lector conoce cuál es la secuencia normal. El discurso nunca será tan exhaustivo que libere al lector de efectuar inferencias para completar la información. Ello ocurre habitualmente en los textos científicos, de tal manera que sólo pueden ser seguidos por un lector que conozca lo suficiente del tema, quien deberá recurrir a inferencias basadas en sus conocimientos previos. Es decir que en esta etapa se ponen en juego dos tipos de estrategias: microestructural e inferencial. Aquí interviene la MLP aportando contenidos cognoscitivos que alimentan a la memoria de trabajo. Así el lector construye la red de proposiciones que restablecen la coherencia del texto; la red incluye la información textual, sus conocimientos previos y las inferencias realizadas. Ésta es la condición del aprendizaje significativo (Ausubel, Novak y Hanesian, 1983).
Dadas las limitaciones de la memoria de trabajo estas operaciones no se realizan sobre toda la microestructura a la vez, sino actuando sobre los fragmentos que constituyen cada ciclo. Cuando un lector llega al final de un ciclo, si ha comprendido pasará a procesar la macroestructura; de lo contrario deberá iniciar el ciclo otra vez recapitulando en el nivel de la microestructura.

6.2. Reconocimiento o construcción de la macroestructura
Para enlazar cada párrafo con el siguiente el lector debe reconocer las ideas principales. Como hemos visto, puede discutirse si el camino más frecuente es automático o estratégico. Lo cierto es que cuando no existe un reconocimiento inmediato, se puede recurrir a las macroestrategias. Gracias a ellas, se pueden seleccionar una o más ideas del párrafo, que serán las que conectan naturalmente con el párrafo siguiente. Esas ideas o proposiciones deberán mantenerse activas en la memoria de trabajo. Las ideas que deben ser retenidas para relacionar los párrafos son seleccionadas de acuerdo a distintos criterios:
• Por su mayor importancia (efecto de los niveles): se trata de la idea que subsume a las otras (idea principal). Esto es lo que sucede en los lectores competentes.
• Por ser una de las últimas procesadas en el ciclo anterior (efecto de recencia).

6.3. Coherencia global del texto y significatividad
Cuando finalizan los ciclos y se llega al final del texto completo, el lector debe lograr una representación global del significado del texto. Ello implica, en primer lugar, que encuentre coherencia global del texto y que sea confrontado con los conocimientos previos generales del lector. Esta confrontación con los conocimientos previos es sumamente importante y el lector la realiza permanentemente. Pero nunca más importante que al finalizar el texto. Vuelve a tener relación con el aprendizaje significativo. Este concepto de Ausubel tiene gran fuerza heurística y ha servido para distinguirlo con precisión del aprendizaje mecánico memorístico.
Boggino (véase capítulo 1) ha acuñado el concepto de aprendizaje genuino, el cual hace referencia también a su utilización en otros contextos y a la relación con la adquisición y aprovechamiento de los esquemas operatorios adecuados. Así, “a partir de las relaciones sustanciales que establece, el sujeto puede asimilar el objeto de conocimiento a sus saberes previos y a sus esquemas y fragmentos de estructuras cognoscitivas y realizar un uso activo en diferentes contextos”.

La cuestión de la correspondencia del texto con los conocimientos previos del lector parecería simple. Sin embargo, con gran frecuencia los lectores no realizan este tipo de reflexiones por las cuales deducen las implicancias del texto. En esta fase deberían surgir nuevas preguntas que el lector se hace con relación a la veracidad del texto o de sus propios conocimientos anteriores. Nos referimos a la capacidad de experimentar lo que Festinger llamara ‘disonancia cognitiva’ que se produce entre el conocimiento aportado por el texto y sus esquemas previos. Y la disonancia cognitiva es un motor de búsqueda, un revulsivo que nos hace recurrir a nuevas fuentes de información para resolverla (Ovejero, 1993).

6.4. Representación de la superestructura
En los lectores competentes, los ciclos de operaciones sobre el contenido semántico del texto que constituyen los tres niveles estudiados hasta ahora, se cumplen relacionados en mayor o menor grado con las estrategias superestructurales. Más arriba hemos defendido que ellas culminan con la representación gráfica del esquema retórico del texto. Éste puede representarse por un diagrama de relaciones (superestructura típica) con los casilleros vacíos. En el caso de los textos científicos (expositivos) existen unos pocos formatos típicos con los cuales pueden representarse casi todos los textos: enumeración, secuencia, ciclo, causa-efecto, problema, argumentación, generalización / especificación, definición, etc. Nuestro punto de vista acerca del valor de estas estructuras típicas ha sido expuesto en un trabajo anterior (Paradiso, 1996a). Vemos, a manera de ejemplo cómo se representa un esquema de causa-efecto:

Como se ha señalado, las estrategias superestructurales se basan en la identificación y en la utilización de este esquema como soporte para organizar la información semántica del texto en forma precisa, jerárquica y ordenada. Por ejemplo, un comentario que podría realizarse un lector avezado mientras utiliza esta estrategia sería decirse “ésta es la causa ... éste es el efecto” mientras además forma una representación mental del esquema o aún lo explicita en un diagrama:

La estrategia estructural es útil desde la codificación (es decir en la fase de lectura del texto) pasando por el almacenamiento y hasta en la recuperación. Actúa mediante la activación de esquemas no vinculados al contenido semántico del texto sino al conocimiento de las relaciones que pueden establecerse entre los objetos y fenómenos del mundo; en otras palabras, cualquier fenómeno puede ser causa o efecto de otro, los fenómenos pueden encadenarse con cierta secuencia, los objetos pueden pertenecer a distintas categorías, lo que permite dividirlos para clasificarlos, pueden compararse usando ciertos rasgos, etc..

Las tres primeras operaciones (coherencia microestructural, relación de los párrafos entre sí y coherencia y significatividad del texto global) operan sobre el contenido semántico. Las estrategias superestructurales intervienen – cuando lo hacen – junto a ellas.
Postulamos que, en la lectura, la estrategia microestructural es la más simple y facil de obtener. Las estrategias macroestructurales comienzan a utilizarse a medida que se adquiere pericia. Asumimos que llegará a los niveles más elevados de comprensión cuando el lector logra integrar la información nueva con los conocimientos previos, elabora consecuencias, es consciente de las disonancias entre distintos tipos de conocimientos y puede aplicarlos activamente en otros contextos (aprendizaje genuino). El nivel supraestructural pone en juego estrategias que no todos los lectores utilizarían plenamente, sino que sería privativo de los lectores expertos.
Con respecto al tipo de procesamiento – automático o estratégico – consideramos que existe una aparente paradoja: en los lectores expertos el aprendizaje será habitualmente más automático que en los novatos, pero a la vez podrán disponer de mayor variedad de estrategias cuando el texto presenta dificultades y podrán dar cuenta tanto de las dificultades como de las estrategias usadas (metacognición). Finalmente, una buena noticia: afirmamos que todas las estrategias mencionadas en este trabajo pueden ser enseñadas y que muchos lectores pueden mejorar su comprensión a partir de ellas.
(Bibliografía en archivo complementario)

Beaugrande

BEAUGRANDE, Robert-Alain de & DRESSLER, Wolfgang Ulrich (1997): Introducción a la lingüística del texto. Barcelona: Ariel (Orig.: Einführung in die Textlinguistik, Max Niemeyer Verlag, Tübingen, 1972) (R-A de BEAUGRANDE & W. DRESSLER, 1997)
Estudio preliminar por Sebastián Bonilla (pp 7-26)
Texto y discurso 9
Van Dijk usaba la palabra texto en trabajos anteriores a 1981 y a partir de entonces utiliza discurso, ya de manera sistemática, aunque en ambos casos y desde enfoques distintos, Van Dijk esté tratando, en esencia el mismo objeto básico de estudio. (cursiva mía) (No será que Van Dijk cambió el enfoque?)
En el caso de las publicaciones más recientes de Robert de Beaugrande, el problema terminológico sencillamente desaparece, puesto que suele utilizar de manera habitual el sintagma ‘texto y discurso’. 10
Esta oración es significativa (y ya pertenece a Beaugrande) ‘Si el texto se entiende en un sentido restringido como aquello que se ha dicho o se ha escrito de un modo explícito’ 39

Principios constitutivos de la comunicación textual
A este nombre alude más adelante 46 (siguiendo a Searle) y equivale a los criterios de textualidad.
De entre los siete criterios o normas de textualidad aludidos, hay dos de tipo lingüístico (cohesión y coherencia), dos psicolingüísticos (intencionalidad y aceptabilidad) dos sociolingüísticos (situacionalidad e intertextualidad) y uno de tipo computacional (informatividad); los tres principios comunicativos son eficacia, efectividad y adecuación. 12
Las normas de textualidad tienen un carácter relacional, es decir tienen que ver con cómo se conectan unos elementos con otros 76:
Mediante dependencias gramaticales en la superficie (cohesión)
Mediante dependencias conceptuales en el mundo textual (coherencia)
Mediante las actitudes de los interlocutores hacia el texto (intencionalidad y aceptabilidad)
Mediante la incorporación de lo nuevo e inesperado en lo conocido y esperable (informatividad)
Mediante la adecuación a la situación (situacionalidad)
Y mediante la interpretación de la dependencia entre textos distintos (intertextualidad)

La cohesión consiste en que las secuencias oracionales que componen la superficie textual están interconectadas a través de relaciones gramaticales, como la repetición, las formas pronominales, la correferencia, la elisión o la conexión. Representa la función comunicativa de la sintaxis.
Pero las relaciones superficiales que interconectan gramaticalmente los diversos componentes textuales no son suficientes para la cohesión, sino también contribuyen a la cohesión los elementos lingüísticos que mediatizan la operación de acceso a otros elementos lingüísticos con los que se interrelaciona. Para explicarlo en términos cognitivos: la cohesión se asegura cuando un lector mantiene activada en la memoria de trabajo la información relevante de manera que cuando aparezca, por ej., un pronombre, no tenga que retroceder en el texto, sino que bastará con que recupere en su MT esa información. ‘Esto permite entender, por ejemplo, que un lector pueda comprender en tiempo real el texto que está leyendo o que un oyente entienda a su interlocutor a la vez que éste le está hablando: La cohesión textual le asegura a ese lector o a ese oyente la disponibilidad de la información que sea relevante en cada momento. 12-13-14

Es decir, la cohesión no es solamente la unión superficial, sino que es lo que permite que determinados elementos del texto se mantengan activados en la memoria de trabajo y puedan ser interconectados por el lector u oyente sin retrocesos. Se comprende que esto es función de cómo son presentados esos elementos para atraer la atención del interlocutor /lector.
Beaugrande y Dressler representan gráficamente las relaciones de cohesión y coherencia en redes cognitivas, que simplifican las representaciones mentales auténticas que construyen los receptores textuales mediante operaciones inferenciales extraordinariamente complejas como veloces como la de aplicar el conocimiento previo del mundo almacenado en su mente a la comprensión del texto que están procesando en tiempo real. 14
La coherencia se refiere a la conectividad del contenido subyacente, a cómo los conceptos textuales pueden ser interrelacionados en su significado a través del conocimiento del mundo que tiene el receptor. La coherencia hace que sean accesibles entre sí e interactúen de modo relevante los componentes del mundo textual, las relaciones que subyacen bajo la superficie del texto. Se encarga de asegurar la continuidad del sentido y la interconectividad del contenido textual 14
Intervienen en la coherencia textual las relaciones profundas de causalidad, que son las que regulan la manera en que una situación o hecho influye en las condiciones para que ocurra otra situación o acontecimiento.37 Hay diversos tipos de causalidad: causa, posibilidad, razón y propósito. (Mientras las tres primeras tienen una direccionalidad progresiva, el propósito se caracteriza por la direccionalidad regresiva, la acción posterior incluye el propósito que ha movido la primera.) También hacen a la coherencia otras relaciones, además de la causalidad, como las relaciones de proximidad temporal.39

(Podríamos decir que la cohesión se refiere a maniobras o operaciones con el significante, mientras que la coherencia a operaciones cognitivas con el significado?). Si la cohesión se queda en lo textual, sin duda que la coherencia debe remitir al referente. Quizás conviene hacer intervenir el signo de 3 partes y es la correspondencia entre el signo y el referente lo que debe tener adecuación)
Los autores proponen que la cohesión y la coherencia son, por un lado, restricciones inscritas en el texto por el productor, encargadas de orientar los procesos cognitivos interpretativos que han de poner en funcionamiento los receptores; y, por otro, ambas propiedades (cohesión y coherencia) constituyen el producto de esa misma actividad interpretativa (quiere decir que la cohesión y la coherencia también dependen del receptor. Los textos incompletos se apoyan y basan parte de su cohesión/coherencia en esta actividad del receptor, con la realización de sus propias contribuciones al mismo y con la sistemática aportación de inferencias reparadoras de la superficie y del sentido textuales. Aquí es donde la aceptabilidad se muestra relacionada con las dos primeras propiedades (cohesión/coherencia).
Aquí también debe haber uso estratégico de la coherencia. Puede omitirse información y obligar al lector a prestar atención cuando las relaciones no son evidentes. Si no hay indicaciones explícitas, el receptor debe aventurar hipótesis acerca de la existencia latente de ciertas relaciones necesarias para dar sentido al texto.
Si el texto se entiende en un sentido restringido como aquello que se ha dicho o se ha escrito de un modo explícito, se deduce que ‘La coherencia no es un simple rasgo que aparece en los textos, sino que se trata más bien de un producto de los procesos cognitivos puestos en funcionamiento por los usuarios de los textos. La simple yuxtaposición de acontecimientos y de situaciones en un texto activa operaciones que generan relaciones de coherencia. 39
Los AA insisten que “tanto la cohesión y la coherencia son nociones centradas en el texto que designan operaciones enfocadas hacia los materiales textuales”.40 Si en éstas tiene un papel fundamental el receptor ¿qué nos espera para las otras?

Los AA proponen que se preste atención a la utilización estratégica de la elisión: cuando el productor elide un elemento textual está propiciando que el receptor lo reponga mediante su propia actividad interpretativa. De esta manera obliga a que el receptor se implique en el proceso de reconstrucción textual. Lo paradójico es que un texto completo, cerrado en sí mismo minimiza cuando no repele la actividad receptora, mientras que un texto con zonas de elisión la potencia.15
El nivel de informatividad plantea un dilema interactivo similar a un juego de estrategia. Un bajo nivel de informatividad lo hace fácil y requiere poca atención: un alto nivel requiere mayor atención y un esfuerzo elevado de procesamiento. El alto nivel de informatividad promete a mayor esfuerzo un mayor beneficio cognitivo; comunicarse con eficacia requiere correr un riesgo calculable.15
La situacionalidad relativiza los conceptos de cohesión o coherencia. Ciertas palabras o expresiones se entienden mejor o son más efectivas en ciertas localizaciones.
(También para seguir en una perspectiva estratégica) La intertextualidad no se trata solamente de que un elemento remita a otro espacialmente, sino de que active un determinado conocimiento almacenado previamente en la memoria. Los AA sospechan de que quizás ningún texto pueda entenderse si no es en clave intertextual.16

Hipertexto y texto analógico 20

Principios regulativos de la comunicación textual (13) (46) (73)
(siguiendo a Searle). Hay por lo menos 3 principios regulativos que (así como los principios constitutivos crean y definen la comunicación textual) controlan la comunicación. Estas nociones textuales / estos factores controlan la producción lingüística por lo menos en la misma medida en que lo hacen las reglas abstractas de la gramática o de la lógica.

Eficacia de un texto depende de que los participantes obtengan los mejores resultados comunicativos posibles invirtiendo en esa tarea un esfuerzo mínimo. (Se parece más a lo que llama generalmente eficiencia y parece referirse a que no se disperse en otras tareas que no son relevantes para comunicar ese mensaje). (Sin embargo por el ejemplo que dará después, homologa eficacia a un mensaje sencillo y contenidos que no provoquen demasiado trabajo mental). Desde el punto de vista procedimental (o mejor del procesamiento de la información) la eficacia contribuye a aumentar la facilidad de procesamiento puesto que concentra los recursos cognitivos, como la atención y el acceso a la información, en el funcionamiento controlado de las operaciones. Quizás el ejemplo sea el lenguaje común y el contenido trivial que son fáciles de producir e interpretar. 73

Efectividad de un texto depende de la intensidad del impacto comunicativo, es decir si genera o no una fuerte impresión en el receptor y si crea las condiciones más favorables para alcanzar la meta comunicativa que el productor se había propuesto. Desde el punto de vista procedimental la efectividad favorece la profundidad del procesamiento, puesto que intensifica el rendimiento de los recursos cognitivos que actúan sobre los materiales lingüísticos que no aparecen en la representación superficial explícita del texto. Quizás el ejemplo sea el caso de un lenguaje creativo y un contenido inesperado, que pueden provocar un efecto intenso, aunque sean difíciles reproducir e interpretar 73.
La efectividad dependería de los distintos niveles de profundidad que se alcancen, que son:
Los niveles de profundidad reconocidos son 6:
Sustancia del sonido/letra,
Presentación superficial lineal,
Estructura de dependencia gramatical,
Relación conceptual texto/mundo,
Idea principal
Plan

Adecuación depende de establecer un equilibrio óptimo entre el grado de actualización de los criterios de textualidad por un lado y la satisfacción de las demandas comunicativas por el otro. Es decir la relación entre el modo en que se respetan los criterios de textualidad y el uso que se hace de un texto en una situación determinada. Es el factor que determina la homologación del texto presentado en la interacción con las normas de textualidad, de manera que permite calcular de una manera fiable cómo pueden los interlocutores procesar la información con facilidad y en profundidad.

La eficacia y la efectividad tienden a funcionar de una manera complementaria (lenguaje común con contenidos conocidos versus lenguaje creativo y contenido novedoso). El primero es fácil de producir e interpretar pero aburre y deja pocas huellas en la memoria. De allí que la adecuación hará de mediación entre los factores contrapuestos de la eficacia y la efectividad para poder evaluar que es lo convencional y qué no lo es en cada situación. 73

Beaugrande no es muy claro cuando plantea estos principios.

…. “Dejan entrever la dificultad de limitar el estudio de los textos únicamente a los artefactos escritos o hablados. Debido a su naturaleza peculiar, estos artefactos no están completos cuando se aíslan de las operaciones de procesamiento que se han realizado sobre ellos”. 74
Éste es el típico comentario realizado por un lingüista. Cuando un especialista toma el texto como objeto de estudio este enfoque puede ser cierto, dentro de algunos marcos teóricos, especialmente del cognitivismo. Pero no lo es para el lector, que puede acceder a un texto sin reflexionar (en nivel meta) sobre esas operaciones intelectuales cognitivas del productor o del propio sujeto receptor. Tampoco parece que cualquier estudio metatextual tenga en cuenta estas operaciones de procesamiento.
Un psicoanalista diría que ningún texto puede alcanzar su completud si se lo aísla de los procesos inconscientes del productor.

Si se parte de la base de que un texto es un documento de decisiones, incluyendo selecciones y combinaciones, la mayor parte de los textos son significativos en virtud de todas las alternativas posibles que podrían haberse elegido en lugar de las que se prefirieron. Para dar cuenta de esta tarea deben establecerse y sistematizarse las motivaciones y estrategias de acuerdo a las cuales se generan y utilizan los textos.74
Por otro lado, no se puede permitir que la corporeidad del texto se desvanezca diluida en una parafernalia de procesos mentales. El receptor no puede hacer lo que quiera con el texto que ha de interpretar, debiendo someterse a ciertas restricciones interpretativas. De lo contrario la comunicación textual sería poco confiable, casi solipsística. Han de existir controles que prevean las variaciones en los modos en que puedan utilizar un mismo texto diferentes receptores. Beaugrande propone que el texto sea visto como un sistema .

Procedimientos de actualización 75
Si la lengua es un sistema VIRTUAL de opciones disponibles susceptibles de ser activadas, el texto es un sistema REAL, en el que se han elegido unas opciones determinadas y se han utilizado en la producción de una estructura concreta. Estas operaciones de realizan mediante procedimientos de actualización.
Se ha investigado poco sobre estos procedimientos. Lo que sigue es confuso 75

Sistema cibernético 75
Yo digo que las decisiones están reguladas por las respuestas del oyente. Creo que por eso ‘Beaugrande concluye que un texto constituye un sistema cibernético en el que constantemente se están regulando las funciones de sus elementos constitutivos’. 75 Cuando un elemento textual no puede interpretarse a partir de los sistemas de conocimiento establecidos, se perturba la estabilidad del sistema textual, que debe ser restaurada mediante un proceso de integración regulativa que asimile en el sistema ese elemento textual esquivo, por ejemplo mediante la adición o la modificación del conocimiento almacenado en la memoria MLP. El procesamiento de un elemento textual sólo queda bloqueado si fracasa su integración en el sistema, es decir si persisten problemas en su interpretación.
En condiciones normales los interlocutores consiguen la estabilidad del sistema mediante el mantenimiento de una solución de continuidad entre cada elemento textual significativo y su contexto.

Modelo de producción textual 78
Postula una secuencia de fases operativas o de procesamiento Las fases presentan una secuencia predominante, aunque los distintos niveles pueden ejecutar fases más o menos simultáneas. La carga de procesamiento podría ser aliviada con acciones que no requieren control voluntario del sujeto, lo que podría explicarse apelando a un concepto computacional como valores por default y a las preferencias (predisposición hacia una opción en detrimento de otras ) que aliviarían la carga de procesamiento permitiendo que el sistema opere con eficacia en distintos niveles al mismo tiempo.

La primera fase de la producción es la planificación. El productor se fija una meta y selecciona qué clase de texto contribuiría a lograr.
Luego sigue (o se superpone) la fase de ideación. Una idea es una configuración de conocimiento generada internamente que proporciona un centro de control para orientar los comportamientos productivos y significativos, entre los que se incluye la producción textual.
Luego se pone enmarca una fase de desarrollo, que permite ampliar, especificar, elaborar, e interconectar las ideas obtenidas. La fase de desarrollo puede visualizarse como una búsqueda de espacios de conocimiento previamente almacenados en la MLP (‘configuraciones de conocimiento organizadas internamente’). La fase de desarrollo procesa espacios de conocimiento homogéneos e íntegros y también trata de establecer relaciones con otros espacios sin vínculo o conexión evidente a priori.
Para hacer coherente el conjunto de espacios de conocimiento activados se sigue una táctica de resolución de problemas que consiste en conectarlos entre sí mediante trayectorias de relación. Así se habrán encontrado nuevos espacios de conocimiento para añadir al mundo textual y nuestro texto tendrá informatividad.
Beaugrande llama espacios de conocimiento a lo que yo denomino esquemas

La proyección de la estructura de un plan dentro de una idea es un problema complicado y muchas veces no resulta conveniente exponer ese plan 80. Las fases de ideación y desarrollo aún son previas a la producción y no necesitan concretarse en expresiones lingüísticas. (Si lo hace, puede faltar coherencia: ‘estoy pensando en voz alta’ dirá el productor.)
Ni siquiera siempre hay palabras como voz interior: a veces se trata de imágenes.
La fase de expresión es aquella que permite que el conocimiento modelado hasta el momento se transmita. La búsqueda de expresiones lingüísticas es un ejemplo 80

Heinemann

Heinemann & Vieweger Tipos textuales
Una tipología de varios niveles de clasificación: La tipología de Heinemann y Vieweger (1991) Ciapuscio, pp 100-130

Ver también Heinemann (2000) (traducción Ciapuscio)
Heinemann, W. & Viehweger, D (1991): Textlinguistik. Eine Einfürung, Tübingen, Niemeyer.
(está en parte traducido y resumido en Ciapuscio pp 18-21 y más en extenso en un capítulo)

H&V, figuras destacadas de la lingüística textual actual, sostienen una concepción de texto desde el enfoque procedural, es decir incluidos en el ‘vuelco cognitivo’ de la Lingüística textual. Esta dirección teórica, partiendo de la unidad de actividad y conciencia, considera que cada actividad es acompañada por procesos cognitivos, cada agente o sujeto dispone de modelos internos de operaciones y esquemas de operaciones. Consecuentemente, el texto es un fenómeno primariamente psíquico, resultado de procesos mentales.

Heinemann, W. & Viehweger, D (1991): Textlinguistik. Eine Einfürung, Tübingen, Niemeyer.
(está en parte traducido y resumido en Ciapuscio pp 18-21 y más en extenso en un capítulo)

El término clase textual se aplica hoy a clasificaciones empíricas cotidianas, tal como las puede realizar cualquier miembro de una comunidad lingüística . Es lo que Heinemann & Viehweger (1991) llamaron saber sobre estructuras globales o saber sobre la clase de textos.
P 118: H&V postulan la existencia en los hablantes de un saber prototípico sobre rasgos de formulación de determinadas clases textuales; otros autores han denominado este saber ‘esquema estilístico’ o ‘estilo de esquema textual’.
H&V postulan algunos campos de ese saber sobre la ‘formulación’ de clases textuales:
En primer lugar, existen máximas comunicativas específicas de clases textuales. Son principios generales comunes a los hablantes para la formulación de cada clase textual. Esos principios generales limitan las alternativas de formulación dentro de los cuales se desenvuelve la libertad del productor. Por ejemplo, un pedido de teléfono por escrito debe ser conciso, breve, amable, objetivo, escrito, argumentativo sobre una base informativa, etc. Las máximas generales sobre la formulación de clases textuales nos guían en la producción y también en la comprensión de los textos. Por ejemplo, un texto extremadamente breve, con construcciones elípticas y abreviaturas, nos hace pensar que estamos frente a un telegrama.
En segundo lugar H&V incluyen los modelos de formulación, estos es palabras y construcciones que se han conservado y fijado como prototípicas de clases textuales. La activación de tales modelos es de gran ayuda para la estructuración del texto. Pueden ser del nivel léxico o sintáctico:
Lexemas: algunas palabras se asocian a una clase textual más o menos amplia (onda verde, sentencia, hora de consulta, teórico-práctico). En el pedido de teléfono puede ser: solicitud, ref.,
Conlocaciones y estereotipos: Ciertas construcciones sintácticas y combinaciones fijas de palabras frecuentemente aparecen en conjunto (se conlocan) y su coocurrencia es típica de ciertos ámbitos comunicativos: será justicia, había una vez, vivieron muy felices …Tengo el agrado de dirigirme, a fin de solicitarle arbitre los medios necesarios … H&V los llaman constituyentes textuales estereotipados. Estos constituyentes se activan como totalidades y están ligados a distintas fases de la constitución textual: para establecer contacto (formas de saludo) diálogo de compra (qué va a llevar?) para el cierre de un contacto (formas de saludo) para despedirse del público de una conferencia, etc.

 En resumen, el nivel de formulación (o nivel del formular) se compone de principios generales (máximas comunicativas) y de modelos de formulación (palabras o grupos de ellas) que funcionan como potenciales indicadores de clase textual, si bien por sí solos no alcanzan para identificar esas clases. Podemos considerar que estos conocimientos están muy relacionados con la noción de esquemas, así como con la de estereotipos y que ellos sirven tanto para la producción como para la comprensión en la comunicación. Es así que, para quien produce el texto, estos principios y modelos son rápidamente accesibles y vienen a la mente para limitar / ayudar en su construcción. Y para quien es destinatario, su presencia en un texto produce cierta activación a nivel cognitivo que facilita la comprensión del texto. (JCP)

SEMIÓTICA