McLUHAN, Herbert Marshall (1985): La Galaxia Gutenberg. Génesis del "Homus Typographicus". Barcelona: Planeta-Agostini (Orig.: 1962: The Gutenberg Galaxy. The making of Typographic men, University of Toronto Press). Selección de textos, resumen y notas: J.C. Paradiso (JCP). Generalmente los fragmentos no son textuales, salvo indicación expresa.

Introducción
MacLuhan (1911-1980) se convirtió, en los años 60', en uno de los teóricos de la comunicación más célebres y controvertidos del mundo, por la originalidad de su tesis, entre profética y apocalíptica, que declaraba la desaparición del libro y, por extensión de la escritura, como fundamento de la cultura. Provocó variadas reacciones en la intelectualidad, despreciado por algunos y citado por muchos en diversos campos de la cultura y la ciencia. Concibe al desarrollo tecnológico como ‘medio' que procura una extensión de la corporalidad, una prolongación de los sentidos. Paralelamente, los hombres han creado unos modos de ‘sentir' la realidad que han corrido parejos con invenciones tales como la rueda, la escritura: un nuevo medio de esta magnitud conlleva inseparablemente una nueva forma de ver el mundo. Antes de la escritura la civilización era predominantemente oral, auditiva e involucraba a todos los sentidos en una especie de inmersión en el mundo. La civilización se basaba en la interdependencia, en la pluralidad de puntos de vista auspiciada por un pensamiento que se desenvolvía en lo metafórico y en lo paradójico. (De la introducción)
Con el advenimiento de la escritura se rompió esta pluralidad. La escritura, al interiorizarse, fomentó paulatinamente la preponderancia de la vista, y creó una nueva manera de ‘sentir la realidad'. La menta humana se transformó: el tiempo y el espacio pasaron a concebirse como lineales, el pensamiento abandonó su lado mágico para hacerse lógico, discursivo; el argumento predominó sobre la metáfora. El predominio de lo visual, en detrimento de los otros sentidos, creó por doquier unidades homologadas, un universo lineal y desmenuzado, encapsulado en categorías analíticas, unilateral. El sentido visual extendido a partir del alfabetismo fonético creó la costumbre analítica de captar un solo aspecto de la vida de las formas. La invención de la imprenta significó el inicio de la máxima potenciación de este modo de sentir lineal, apareciendo el hombre tipográfico que hoy llega a su fin. La televisión, que vuelve a involucrar la vista, está creando las condiciones para una retribalización, es decir la reconstitución de una aldea, que no será la primitiva, sino la aldea global.(1)

La Galaxia Gutenberg
Cuando el Rey Lear declara la subdivisión de su reino, expresa un propósito vanguardista para los comienzos del siglo XVII ‘conservando del Rey sólo los atributos'. (2)
El Príncipe del Renacimiento tendió a constituirse en un centro exclusivo del poder. Pero también como resultado de aquél centralismo , resultante a la vez de muchos adelantos en las comunicaciones y el comercio, fue la costumbre de delegar poderes y la especialización de muchas funciones en áreas e individuos distintos.
Para McLuhan aparecería paralelamente a la independencia y especialización de los hombres en diferentes funciones, una independencia de los sentidos, en el sentido de la separación entre vista, oído, tacto, etc. McLuhan desarrolla una serie de argumentos ejemplificados en esta obra, para demostrar su tesis:
"Posiblemente, uno de los efectos de la tecnología de Gutenberg haya sido la separación de los sentidos y la consiguiente interrupción de su interacción ... Este proceso de separación y reducción de funciones había alcanzado un punto crítico, ciertamente, a principios del siglo XVI ..."
"El Rey Lear es una especie de sermón admonitorio medieval, de razonamiento inductivo, para poner de manifiesto la locura y la miseria de la nueva vida de acción del Renacimiento. (...) explica minuciosamente que el principio mismo de la acción es la división, en segmentos especializados, de las funciones sociales y de la vida de los sentidos de cada individuo". pág. 27
Cervantes tuvo una intención semejante, tanto como Maquiavelo quedó hipnotizado por la particular zona de experiencia que había elegido para elevarse a la más alta intensidad del conocimiento. De la matriz del poder social hizo Maquiavelo la abstracción del poder personal, de modo comparable al que se había seguido muchísimo antes al hacer, de las formas animales, la abstracción de la rueda. Tal abstracción provoca mucho más movimiento. Pero lo que intuyen Shakespeare y Cervantes es la futilidad de tal movimiento y de la acción deliberadamente encuadrada por una predisposición a lo fragmentado y especializado.
La tecnología es lo explícito, y a ella se llega desmenuzando las cosas una a una, los sentidos uno a uno, las operaciones mentales una a una.
Así McLuhan llegará a la tecnología que en particular le interesa estudiar: la palabra escrita, y lo hace desde sus orígenes.
Una de sus tesis, que toma de Carothers: "La interiorización de la tecnología del alfabeto fonético traslada al hombre desde el mundo mágico del oído al mundo neutro de lo visual." Así también la escritura fonética separó el pensamiento de la acción.
La siguiente tesis es que "Es posible que la esquizofrenia sea una consecuencia necesaria de la alfabetización"
En la ruptura del mundo mágico del oído al mundo neutro de la visión, en la separación de pensamiento y acción, el individuo aparece destribalizado.
Se sigue que ese hombre conocedor del alfabeto, cuando lo encontramos en el mundo griego, es un hombre escindido, un esquizofrénico, como lo han sido todos los hombres que saben leer desde la invención del aparato fonético. La mera escritura no tiene la fuerza peculiar de la tecnología fonética para destribalizar al hombre. Dado el alfabeto fonético, con su abstracción de significado del sonido y la traslación de los sonidos a un código visual, los hombres se vieron asidos a una experiencia que los transformaba.
Bertrand Russell, en Historia de la Filosofía Occidental, escribe que los griegos sufrieron dicotomía y angustias por la alfabetización:
"No todos los griegos, pero sí un gran número de ellos, fueron apasionados infelices, en lucha consigo mismo, impulsados en una dirección por el intelecto, en otra por las pasiones ..."
La división de facultades que resulta de la dilatación o exteriorización tecnológica de uno u otro de los sentidos es un carácter tan penetrante del siglo pasado que hoy hemos tomado conciencia, por primera vez en la historia, de cómo se inician las mutaciones de aquella cultura.
Luego de la primera embestida de una nueva tecnología ... la verdadera revolución se producen en esa más tardía y prolongada fase de ‘ajuste' de toda la vida social y personal al nuevo modelo de percepción establecido por la nueva tecnología. Los griegos, en su desconfianza por la acción y el conocimiento aplicado, se aferraron en gran parte a la vieja cultura oral.

Edgar Allan Poe escribió: "Es cierto que el simple acto de redactar tiende en gran medida a hacer lógico el pensamiento" pág 35 La escritura lineal y alfabética hizo posible la invención de gramáticas del pensamiento y de la ciencia por los griegos. Estas gramáticas o deletreos explícitos de procesos sociales y personales fueron visualizaciones de funciones y relaciones no visuales. Las funciones y los procesos no eran nuevos. Pero el método de análisis detenido y visual, es decir, el alfabeto fonético, fue nuevo. Más tarde podremos preguntarnos por qué la especialización de los fenicios, que extrajeron el alfabeto de la cultura jeroglífica, no liberó en ellos ninguna otra actividad intelectual o artística.
Cicerón reprocha a Sócrates haber sido el primero en producir la escisión entre la mente y el corazón. Los presocráticos tuvieron, en general, una cultura analfabeta. Sócrates estuvo en la frontera entre aquel mundo oral y la cultura visual del alfabeto. Peor no escribió nada. La Edad Media consideró a Platón como el simple escriba o amanuense de Sócrates. Y Santo Tomás consideró que ni Sócrates ni Nuestro Señor confiaron sus enseñanzas a la escritura porque no es posible por medio de ella la clase de interacción entre las mentes, necesaria en el adoctrinamiento.
Una hipótesis derivada:
La interiorización de medios de comunicación, tales como las ‘letras' ¿rompe el equilibrio de nuestros sentidos y altera los procesos mentales?
Cicerón se pregunta por qué los griegos habían separado la elocuencia de la sabiduría, el conocimiento práctico del conocimiento por el conocimiento mismo que es lo que los griegos decían profesar. Antes de Sócrates, la sabiduría había sido la preceptora del recto vivir y del bien hablar. Pero con Sócrates vino la desunión del corazón y de la lengua. Resultaba inexplicable que el elocuente Sócrates hubiera sido quien iniciara la separación. Y las cosas después fueron peor. Salvo la reivindicación de la retórica por parte de algunas escuelas, como la de los estoicos. (3)

Para Cicerón, exponente del estoicismo romano, la elocuencia otorga sabiduría a la mente y al corazón. Es el conocimiento aplicado lo que interesa a Cicerón, como más tarde a Francis Bacon. Y tanto para Cicerón como para Bacon, la técnica de aplicación se basa en la uniforme reiteración, en una segmentación homogénea del conocimiento.
Si se introduce una tecnología ...en una cultura, y da nueva importancia o ascendencia a uno u otro de nuestros sentidos, el equilibrio o proporción entre todos ellos queda alterado. ... La interacción entre nuestros sentidos es perpetua, .... Pero cuando se eleva la tensión de cualquiera de los sentidos ... éste puede actuar como anestésico de los otros. ... El hombre tribal y analfabeto ... vive bajo el peso de una organización auditiva de todas sus experiencias ....
No obstante, Platón, el escriba de Sócrates ... en el momento de escribir fue capaz de volver la mirada hacia el mundo analfabeto y decir: (texto de Fedro donde el rey Thamus dice a Theuth:
... (...) "así tu, que eres padre de los caracteres de la escritura ... le has dado facultades contrarias a las que poseen. Esto, en efecto, producirá en el alma de los que lo aprendan el olvido, por el descuido de la memoria, ya que fiándose de la escritura, recordarán de un modo externo, valiéndose de caracteres ajenos. No es pues, el elixir de la memoria, sino el de la rememoración, lo que has encontrado" ... McLuhan 37

Pero Platón no demuestra haber tomado conciencia de cómo el alfabeto fonético había alterado la sensibilidad de los griegos, ni nadie lo ha demostrado. Antes de su época, los creadores de mitos, los creadores de mitos, en equilibrio sobre las fronteras del antiguo mundo oral de la tribu con las nuevas tecnologías lo habían visto y expresado. El mito de Cadmo asevera que este rey, introductor de la escritura fenicia o alfabeto fonético en Grecia, había sembrado los dientes de un dragón y que de ellos nacieron hombres armados. Innis estudia en profundidad este mito.(4)
El mito, como el aforismo y la máxima, son característicos de la cultura oral. Porque, hasta que el conocimiento del alfabeto priva al lenguaje de su multidimensional resonancia, cada palabra es un mundo poético en sí misma, una revelación.

Ernst Cassirer (5)  pasa revista a los orígenes y desarrollo del lenguaje. Hoy es bien conocido el papel que juega el conocimiento del alfabeto fonético en la creación de técnicas para la enunciación de proposiciones ("lógica formal").

Pág. 150: McLuhan, al referirse al Renacimiento, parece tomar partido por los continuistas, citando a Crombie: (éste a su vez recala en Deum, Thorndike, Maier).
"Muchos eruditos están ahora de acuerdo en que el humanismo del siglo XV, que surgió en Italia y se extendió hacia el Norte, fue una interrupción en el desarrollo de la ciencia. El ‘renacimiento de las letras' transformó el interés por las cuestiones en interés por el estilo literario, y al volver ala antigüedad clásica, sus devotos fingieron ignorar el progreso científico de los tres siglos precedentes. ...

La invención de la tipografía confirmó y extendió la nueva tendencia visual del conocimiento aplicado, proporcionando el primer ‘producto' uniformemente repetible, la primera línea tipográfica y la primera producción en masa.

La invención de la tipografía, como tal, es un ejemplo de la aplicación del conocimiento de los oficios tradicionales a un problema visual especial. Abbott Payson Usher afirma que, más que ningún otro logro, la invención de la imprentas "marca la línea divisoria entre las tecnologías medieval y moderna ... Vemos aquí la misma transferencia al campo de la imaginación que resulta claramente evidente en toda la obra de Leonardo da Vinci". Retoma McLuhan: De ahora en adelante la ‘imaginación' tenderá más y más hacia las fuerzas de la visualización.
Luego McLuhan ofrece una metáfora muy bien lograda, comparando la imprenta con el cine
"La mecanización del arte de los escribas fue probablemente la primera reducción de un oficio cualquiera a términos mecánicos. Esto es, fue la primera traducción del movimiento a una serie de fotogramas o encuadres estáticos. La tipografía tiene mucha semejanza con el cinematógrafo, del mismo modo que la lectura de lo impreso puso al lector en el lugar del proyector de películas. El lector mueve la serie de letras impresas que tiene delante a una velocidad adecuada para la aprehensión de los movimientos de la mente del autor. Esto es, con respecto al escritor, el lector de lo que está impreso se halla en una relación completamente distinta que el lector de un manuscrito. Gradualmente, las imprenta fue quitándole sentido al acto de leer en voz alta y aceleró la lectura hasta un grado en que el lector podía sentirse ‘en las manos' del autor. Veremos que del mismo modo que lo impreso fue lo primero que se produjo en masa, fue también el primer ‘producto' uniformemente repetible. La línea tipográfica de tipos móviles hizo posible un producto uniforme y tan repetible como un experimento científico." (...) (MCLUHAN, 151-152)
William Ivins ha analizado los efectos de la tipografía en los hábitos humanos de percepción. Señala el arraigo de hábitos lineales, de secuencia; y aún más importante, la homogeneización visual de la experiencia en la cultura de la imprenta, y la relegación a segundo término de la complejidad auditiva y de los otros sentidos. La reducción de la experiencia a un solo sentido, el visual, como resultado de la tipografía, lo lleva a especular sobre el hecho de que ‘cuanto más estrictamente limitamos nuestros datos para el razonamiento acerca de las cosas a los datos que nos llegan a través de una y la misma vía sensorial, tanto más capaces somos de razonar correctamente". Este tipo de reducción o distorsión de toda experiencia a la escala de un sentido solamente es un efecto de la tipografía sobre las artes y las ciencias, así como sobre la sensibilidad humana. De este modo, el hábito de una posición fija o ‘punto de vista' tan natural al lector de textos tipográficos, dio extensión popular al perspectivismo de avant-garde del siglo XV ...

El punto de vista fijo se hace posible con la imprenta y termina la imagen como un organismo plástico.
...
"La imprenta existe en función de una separación estática de funciones, y fomenta una mentalidad que resiste gradualmente cualquier perspectiva, excepto una perspectiva separativa, compartimentadota o especialista." Como explica Georgy Kepes en The Lenguaje of Vision (pág. 200)

Peter Ramus y John Dewey fueron los dos esquiadores acuáticos de la educación en períodos antitéticos: el de Gutenberg y el de Marconi, o electrónico pág. 174
John Dewey trabajó para restaurar la educación a su fase anterior a la imprenta. Quiso sacar al estudiante de su papel pasivo de consumidor de conocimientos empaquetados. Al reaccionar contra la pasiva cultura de la imprenta estaba deslizándose sobre la nueva ola electrónica. Aquella ola ha vuelto sobre nuestros tiempos.
Peter Ramus (1515-1572) en el siglo XVI fue un francés que se deslizó sobre la ola de Gutenberg. Ong lo sitúa en relación con la última fase del escolasticismo y en relación con las nuevas aulas orientadas hacia la imprenta, para las que concibió sus programas visuales. El libro impreso fue un nuevo medio visual disponible para todos los estudiantes, e hizo anticuada la educación anterior. El libro fue literalmente una máquina de enseñar, allí donde el manuscrito fue tan sólo una primitiva herramienta.

McLuhan plantea algunas preguntas hipotéticas a los improbables investigadores educativos de aquella época:
¿Podía un libro que se lee rápida e incluso silenciosamente reemplazar al libro que se lee despacio y en voz alta? ¿Podían los estudiantes preparados con tales libros impresos medirse con los hábiles oradores y polemistas producidos por los medios manuscritos?
Pero contesta por ellos: Sí, no importa cuál sea el medio: el nuevo libro es lo mismo y hasta parece que ‘facilita los medios de adquirir nuevas clases de conocimiento'
Rabelais ofrece una visión del futuro de la cultura de la imprenta 177
El mito de Cadmo es un mito oral exacto y conciso. Rabelais es un verboso entretenimiento producido masivamente, pero su visión es exacta.
Existen 4 mitos masivos de la transformación de la sociedad causada por Gutenberg: Gargantúa, Don Quijote, Dunciad y Finnegans Wake
Un aspecto muy significativo de Rabelais como hombre situado en la frontera entre dos culturas es el modo en que su sentido táctil alcanza tal exageración que casi queda aislado pág 181
La tipografía, como primera mecanización de un oficio, es el ejemplo perfecto no de un nuevo conocimiento, sino de conocimiento aplicado 182
Toda tecnología inventada y ‘exteriorizada' por el hombre tiene el poder de entumecer la conciencia humana durante el período de su primera interiorización.185

En una carta de Descartes, prefacio de sus Principios de Filosofía, aconseja cómo leer su texto 188: "Antes que nada, ha de recorrerse en su totalidad como una novela, sin forzar la atención indebidamente sobre ella ... Sólo es necesario señalar con una pluma los lugares en donde se encuentra dificultad, y continuar leyendo sin interrupción hasta el final"
Y reflexiona McLuhan: "La instrucción de Descartes a sus lectores es uno de los más explícitos reconocimientos del cambio de lenguaje y pensamiento resultantes de la imprenta. Es decir, que ya no es necesario, como lo había sido en la filosofía oral, probar y comprobar cada término. Ahora bastará el contexto" (...)
Igualmente paradójico es el poder de la imprenta para instalar al lector en un universo subjetivo de ilimitada libertad y espontaneidad.189
... "la imprenta induce al lector a ordenar su vida exterior y sus acciones con propiedad y rigor visuales, hasta que la apariencia de la virtud y de la estabilidad usurpa el puesto a todo motivo interior"

El célebre ‘ser o no ser' de Hamlet  (6) es el escolástico sic et non de Abelardo, traducido a una nueva cultura visual, donde tiene un significado contrario. En las condiciones orales escolásticas, el sic et non es un modo de experimentar las sinuosidades mismas de los movimientos dialécticos de la mente inquisidora.(7)

Pero en Montaigne y Descartes no es el proceso sino el producto lo que se busca.
En cita al pie de página 190: La palabra impresa es un momento estático del movimiento mental. Leer algo impreso es actuar al mismo tiempo como un proyector cinematográfico y como público de una película mental.El lector alcanza un fuerte sentimiento de participación en la totalidad de movimientos de una mente en actividad pensante. Pero ¿no es básicamente la instantánea que es la palabra impresa lo que nutre el hábito mental de enfocar todos los problemas de movimiento y cambio en términos de segmentos o secciones inmóviles? ... (nota al pie pág. 190)
...
Las páginas 191 a 328 no se incluyen en esta reseña.

Notas (JCP)

(1) Maticemos esta aseveración sobre pluralidad de puntos de vista: ¿no existía mucho mayor acatamiento a reglas de la tribu, mayor uniformidad en las conductas sociales esperadas? Además: la lectura requiere del uso del hemisferio izquierdo y de la linealidad, pero el ‘universo visual' que refiere McLuhan es otra cosa. Creo que confunde lineal con visual. Precisamente la visión sólo cambió para la lectura, pero en quienes ejercitaban la lectura, debió comenzar a prevalecer el hemisferio izquierdo, donde las palabras entran por vía fonológica, por lo menos en las lenguas indoeuropeas, no así en los pictogramas. La vía fonológica es sucesiva, secuencial; la cadena del discurso no se rompe en los lectores occidentales, salvo con artificios como los diagramas, o las formas de lectura rápida aparecidas en el siglo XX. Incluso se discutió durante mucho tiempo si el pensamiento y la lectura - aún silenciosa - no precisaba de las palabras pronunciadas subliminalmente (Watson). También digamos que los otros medios que estaban apareciendo en la década de los 60' eran la TV, pero no los ordenadores ni Internet, que recuperan la escritura y la lectura. (Nota JCP)

(2) Lear (Rey). (King Lear) tragedia de Shakespeare escrita en 1605 y representada por primera vez a fines del año siguiente. Su fuente principal es la Historia Regum Britanniae escrita en el siglo XII de raíz céltica. Su tema principal es la ingratitud filial aunque también trata de la vejez y de la locura. Lear era un legendario soberano de Bretania, aunque su historia es patrimonio de diversas culturas. El Lear histórico habría vivido antes de la fundación de Roma, es decir en el siglo VIII aC. Lear al llegar a la vejez decidió dividir su reino entre sus hijas aun cuando mantendría su autoridad real. Cordelia, que es desheredada, tiene un cierto parecido con la Cenicienta., una de tantas encarnaciones del tipo de muchacha virtuosa perseguida. Seguramente que la exhumación del antiquísimo tema por Shakespeare tendría que ver con las nuevas corrientes sociales de delegación de la autoridad central (JCP).

(3) Los estoicos declararon que la elocuencia es virtud y sabiduría, aunque quizás se referían a dar un tono declamatorio a la exposición de sus doctrinas (Villar y García, 1866) Los filósofos estoicos daban a la exposición de sus doctrinas un tono declamatorio, que había contribuido a corromper el gusto literario de su tiempo. (Villar y García, 1866) (Ver también P. BASTIDAS, http://www.salvador.edu.ar/rep.htm)

(4) Innis, Harold Adams. (1894-1952) Académico canadiense, autor de obras seminales en historia económica y en Teoría de la Comunicación. Entre sus argumentos, sostiene que un balance entre las formas de comunicación orales y escritas contribuyó al florecimiento de la civilización Griega clásica. Quizás sin Innis no hubiera existido McLuhan. Ambos se consideran deterministas tecnológicos, en su abordaje teórico de relaciones causales entre la tecnología de los medios y sus efectos directos sobre personas, instituciones o sociedades. Una de las obras importantes de este autor es: (2007): Empire And Communications. Introd: A. John Watson; Forewords: A. Calabrese Rowman & Littlefield (Orig.: 1972, Toronto: University of Toronto Press (287 pág). http://www9.georgetown.edu/faculty/irvinem/theory/Innis-Communication.html. Aquí Innis debate cómo los medios influencian el desarrollo de la conciencia y de las sociedades. Estudia el movimiento de la humanidad desde la tradición oral hasta los medios electrónicos recientes. Otra obra del mismo autor: The Bias of Communication.

(5) CASSIRER, Ernst (1953): Language and myth (Trad.: Susanne K. Langer). Courier Dover Publications (103 páginas). Digitalizado parcialmente en http://books.google.com.ar/books?id=rxbQwhhRKygC&lpg=PP1&pg=PP1 Recuperado 13.7.2009

(6) Hamlet. Nombre del príncipe de Dinamarca, personaje central de la tragedia de Shakespeare. La figura de Hamlet se correspondería con la de Amleth, cuya historia se narra en Sax Grammaticus, historia de Dinamarca escrita en el siglo XII. Es posible que esta leyenda haya sido traída de Islandia: la saga de los Amlooi del siglo X. O podría provenir de un cuento del siglo X de origen persa: Khuatay-namak, libro de los reyes. Ninguna sin embargo describe la incomparable y angustiosa duda de Hamlet y su dramática indecisión como Shakespeare. Su versión llevada al cine es recomendable.

(7) Si se aceptan las tesis de McLuhan, en particular las referidas al metamensaje shakesperiano, primero en Rey Lear y luego en Hamlet, debemos también conceder que el bardo actualizó los argumentos para que se parezcan a la realidad del Renacimiento o aún más, de la época isabelina inglesa. Recordemos que también Hamlet tiene orígenes que se pierden en historias o leyendas de la Antigüedad de los pueblos Nórdicos que constituyen parte de la base étnica de Gran Bretaña.